14 ago 2020

Ir a contenido

CON LA OPOSICIÓN DE EEUU

Abbás: "Ha llegado el momento de la primavera palestina, el momento de la independencia"

El presidente de Palestina pronuncia un discurso ante la comunidad internacional en el que reivindica las fronteras de 1967

El Estado palestino reclama su entrada en la ONU

IDOYA NOAIN / Nueva York

"Ha llegado el momento de la primavera palestina, el momento de la independencia". El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbás, ha anunciado así a la Asamblea General de la ONU que Jerusalén será la capital del estado palestino una vez que haya logrado ser miembro de pleno derecho de la organización. "La capital será al Quds Al Sharif", el nombre en árabe de Jerusalén, ha dicho Abbás quien ha indicado que el futuro estado palestino debería tener las fronteras previas al 4 de junio de 1967, lo que incluye Cisjordania y Jerusalén este (en donde viven casi medio millón de colonos israelíes) y la franja de Gaza.

Si el entusiasmo reconociera estados, Palestina sería desde hoy mismo uno de pleno derecho en Naciones Unidas. Entre continuas ovaciones y aplausos, y escasos minutos después de presentar a Ban Ki-moon la carta con que ha puesto en marcha el proceso oficial para buscar ese reconocimiento en la ONU, Mahmud Abbás ha ofrecido un entusiasta y entusiasmante discurso ante la Asamblea General, que ha cerrado diciendo: "Palestina está naciendo de nuevo. Espero que no tengamos que esperar mucho".

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina ha abierto su intervención, de 40 minutos, apuntando con detalle a los abusos, injusticias y excesos de la ocupación y las políticas israelís, especialmente la de asentamientos, que ha calificado como "el principal obstáculo para el proceso" de paz. Luego, y tras provocar la primera ronda de aplausos de su intervención al recordar el discurso de Arafat en ese mismo foro en 1974 donde pronunció la frase "no dejéis que la rama de olivo caiga de mi mano", ha apuntado al camino emprendido en la ONU y sus objetivos.

Jerusalén, la capital

El primero que ha señalado es formar un estado con Jerusalén este como capital, con toda la tierra de Gaza y Cisjordania y las fronteras previas a la guerra del 67. Después ha apuntado al compromiso de autoridades y pueblo palestinos "con el rechazo y condena del terrorismo en todas sus formas, especialmente el terrorismo de estado y el terrorismo de los colonos". Como tercera base ha apuntado a la "opción de negociar una solución duradera al conflicto" y ha asegurado que los palestinos están "listos para volver inmediatamente a la mesa negociadora" si Israel suspende por completo la actividad de asentamientos.

Abbás también ha dicho que los palestinos mantendrán la "resistencia pacífica" y ha asegurado que sus esfuerzos por un reconocimiento en la ONU "no están dirigidos a aislar o deslegitimar a Israel, solo a deslegitimar los asentamientos, la ocupación y el apartheid". Conforme avanzaba su intervención iba creciendo el entusiasmo en la sala. Y volvieron los aplausos cuando Abbás aseguró, en un claro mensaje a Estados Unidos, que ha anunciado que vetará el reconocimiento palestino en el Consejo de seguridad si llega a ser necesario: "No creo que nadie con un ápice de conciencia pueda rechazar nuestra aplicación". "Ha llegado el momento de la verdad”, ha dicho Abbás. "Ha llegado el momento de la primavera palestina, el momento de la independencia".

Victoria para la Justicia

Tras su intervención llegó el turno de Japón, luego Bután y, después, Israel. Pero antes incluso de conocer la respuesta, el proceso ha empezado. Abbás anunció en su discurso que ha pedido a Ban Ki-moon que "acelere la transmisión de la petición al Consejo de Seguridad" y desde la oficina del Secretario General de la Onu se ha prometido que no se usarán tácticas dilatorias políticas. Quedará, eso sí, un proceso complicado de burocracia. Y a los 15 miembros de ese consejo, incluyendo los que tienen derecho a veto, Abbás les ha recordado que reconocer a Palestina sería "una victoria para la verdad, la justicia, la ley y la legitimidad internacional".

Expectacion en Ramala

Miles de palestinos emocionados se han concentrado en la plaza de Yaser Arafat de Ramala para ver en directo y en pantalla gigante el discurso de su presidente, Mahmud Abás, en la Asamblea General de la ONU. La plaza, llena de palestinos de todas las edades, sobre todo varones, reflejaba un ambiente de fiesta con motivo del histórico discurso de Abbás. Balcones llenos de periodistas y cámaras de televisión orientadas a la también conocida como Plaza del Reloj, reflejaban el interés mundial por los acontecimientos en Ramala, ciudad en la que ondean miles de banderas palestinas y de la campaña de apoyo a Abbás con los números 194.

>> Más información en e-Periódico