BALANCE DE LA ACTIVIDAD DE LOS CLANES

Las mafias italianas ingresan 19.000 millones de euros con delitos ambientales

En un año han construido 26.500 inmuebles ilegales y han intentado traficar con 11.400 toneladas de residuos industriales

La asociación Legambiente critica que el Gobierno de Berlusconi no haya incluido estos crímenes en el Código Penal

2
Se lee en minutos
ROSSEND DOMÈNECH / Roma

Las llamadasmafias de la ecología, que se ocupan de todo tipo debasura y residuos, deconstrucciones ilegales,estafas alimentarias y robos de obras de arte, ingresaron el pasado año enItalia 19.300 millones de euros condelitosrelacionados con el medio ambiente. Es el balance del informe anual sobre estaactividad criminal queLegambiente, la asociación italiana más prestigiosa por lo que se refiere al medio ambiente, ha presentado en Roma.

Los protagonistas del inmenso negocio son lasmafias italianas del sur, que han arraigado en el riconorte de Italia y que han establecido "relaciones comerciales" con numerosos países, entre ellos Holanda, Alemania y Hong Kong. La actual crisis económica mundial ha afectado solo marginalmente elnegocio, disminuyendo los ingresos de un 0,8% respecto al 2009

Para dar una idea del volumen de la actividad que supone eltráfico de basura y residuos, Legambiente ha usado la imagen, basada en cifras reales, de 82.181 camiones tir puestos en fila uno detrás de otro hasta sumar 1.117 kilómetros, la distancia entre la punta de la bota italiana y Milán. La larga cola de camiones ha transportado, según las fuentes policiales citadas por Legambiente, dos millones de toneladas de basura y residuos.

Un edificio ilegal cada 100 metros

Por lo que se refiere a lasconstrucciones ilegales, elcrimen organizado, con la complicidad deempresarios, sociedades financieras y políticos, ha levantado en un año 26.500 inmuebles (18.000 viviendas), equivalentes a 540 campos de fútbol reglamentarios. Únicamente a lo largo de las costas de Calabria los investigadores han constatado unaconstrucción ilegal cada 100 metros.

En estasactividades criminales los investigadores y magistrados han censado290 clanes, 20 más que en el 2009. El 45% de losdelitos ambientales, que en Italia son considerados secundarios, se han cometido en las regiones deCalabria, Campania y Apulia, en el sur. Se trata, según los investigadores de un volumen que refleja una disminución delictiva, cuya explicación está en la progresiva transferencia de la actividad criminal al norte del país.

Los delitos verificados y perseguidos han sumado 30.824, equivalentes a 3,5 en cada hora del año. Los que se refieren a basuras, residuos y construcción (cemento) representan el 41%. Los que afectan altráfico de animales, el 19%; losincendios provocados, en 16% y las estafas en el ámbito de los alimentos, el 15%

Tráfico de residuos industriales a Asia

La Dirección Nacional de Aduanas envió en el 2010 un total de 100 comunicaciones de delitos a otros países relacionados con el tráfico internacional de residuos y en los puertos italianos han sido interceptadas 11.400 toneladas deresiduos industriales. El 60% iba dirigido aChina; el 12%, aCorea del Sur y el 10%, aIndia, entre otros.

Por lo que se refiere a las estafas en la alimentación, en el 2010 se han levantado 4.520 denuncias y se han incautado alimentos ilegales por valor de 756 millones. En la mayoría de los casos las infracciones se han constatado en el sector cárnico y de las crías (1.244) y en la restauración (1.095).

Noticias relacionadas

El informe señala un especial interés de las mafias por loslibros, códigos y documentos antiguos. En un año los clanes hanrobado 11.712 objetos de este tipo.

Vittorio Cogliati, presidente de Legambiente, ha explicado que "para combatir las eco-mafias esperábamos undecreto del Gobierno de Silvio Berlusconi que, finalmente, insertase losdelitos ambientales en elCódigo Penal". Pero esto no ha sucedido. El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, ha reconocido que "la sensibilidad por este tipo de delitos es alta entre los magistrados y fuerzas del orden, pero debe crecer todavía más entre los jóvenes, a través de la cultura del respeto y de la tutela del ambiente".