CUMBRE DE LOS OBJETIVOS DEL MILENIO

Zapatero y Sarkozy abogan por una nueva tasa financiera

El presidente español afirma que es "justo" que la banca haga un "mínimo esfuerzo"

El mandatario francés defenderá el gravamen en las citas del G-8 y del G-20

2
Se lee en minutos
PILAR SANTOS

La propuesta lleva años sobre la mesa, pero el quórum es tan escaso que ahí sigue. Sin embargo, pese a su maltrecha historia, la idea de gravar las transacciones financieras internacionales ha sido el principal hilo conductor del discurso que ayer pronunció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la tribuna de la ONU. El jefe del Ejecutivo propuso que la recaudación de esa tasa se destine a luchar contra la miseria. "Es bastante sensato, justo y lógico pedir un mínimo esfuerzo (al sector de las finanzas)", declaró, después de recordar que los gobiernos acudieron al rescate del sistema financiero.

Hasta ahora, el Gobierno no había mostrado de una manera tan clara su apuesta por esta tasa, que también defienden con ahínco, en el seno de la Unión Europea, Alemania y Francia. De hecho, ayer, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, también la reclamó en su discurso en las Naciones Unidas. "Las finanzas se han globalizado, por lo tanto ¿por qué no pedir que participen en la estabilización del mundo mediante un impuesto a cada transacción?", se preguntó. Francia presidirá el año próximo el G-8 (el club de países industrializados) y Sarkozy se ha comprometido a llevar la propuesta a ese foro y también al G-20, el grupo que incluye a otros países (como España) y los emergentes.

Necesidad de consenso

La tasa para las transacciones financieras requiere de consenso, porque de lo contrario se producirían distorsiones en los mercados y las empresas canalizarían sus operaciones por los países que no la hubieran implantado. Entre los detractores más importantes de esta tasa se encuentran EEUU, el Reino Unido y algunas potencias que no han sufrido la crisis actual.

Según fuentes del Ejecutivo español, algunos estudios estiman que la implantación global de este gravamen supondría una recaudación de 30.000 millones de euros cada año.

En su discurso, Zapatero lamentó que los gobiernos no hayan cumplido los tiempos marcados para conseguir los Objetivos del Milenio en el 2015 y reclamó que la crisis no se utilice como excusa para olvidarse de los millones de personas que viven en la pobreza. El presidente del Gobierno español animó a hacer el máximo esfuerzo en los próximos cinco años. "Así nos podremos sentir dignos como generación ante nosotros mismos y dignos ante aquellos que vengan en el futuro", afirmó Zapatero.

Noticias relacionadas

Conferencia

El jefe del Gobierno español seguirá hoy en Nueva York, donde tendrá una jornada dedicada a la economía, que incluye un encuentro con inversores y una conferencia en la Universidad de Columbia. El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, será el encargado de representar a España en la Asamblea General de la ONU.