La situación actual

La corrupción corroe Kosovo y pone en entredicho su viabilidad

El fenómeno puede inclinar la balanza entre un país con futuro y un Estado fallido

La misión de la UE no ha impedido que la ley se aplique de forma desigual y errática

Policías kosovares se llevan detenido a Hashim Rexhepi (detrás, en el centro), gobernador del Banco Central, el viernes, en Pristina.

Policías kosovares se llevan detenido a Hashim Rexhepi (detrás, en el centro), gobernador del Banco Central, el viernes, en Pristina. / AP

3
Se lee en minutos
ROSA MASSAGUÉ
BARCELONA

Apenas habían pasado 24 horas del anuncio del dictamen del Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) de La Haya avalando la independencia de Kosovo cuando la policía detuvo al gobernador del Banco Central de aquel país, Hashim Rexhepi, en el marco de una investigación anticorrupción. No hay una relación de causa efecto entre uno y otro hecho, pero el segundo es la expresión del cáncer que corroe y pone en entredicho la viabilidad de aquella independencia. La corrupción puede inclinar la balanza de lo que algunos llaman un Estado embrión con opciones de futuro, a un Estado fallido. La lucha contra esta práctica tan extendida, en cambio, puede aproximar a Kosovo a la Unión Europea (UE).

La operación –que incluyó registros en la sede del banco y en los domicilios de Rexhepi y otros tres sospechos–, hecha por la policía y por miembros de Eulex, la misión policial y jurídica de la UE, investigaba sobornos, evasión fiscal, tráfico de influencias y blanqueo de dinero. No es la primera vez que la lucha anticorrupción apunta tan alto. El pasado abril, el despacho del ministro de Transportes, Fatmir Limaj, conocido comoel constructor de carreteras, fue objeto de un registro policial. Entre el 2007 y el 2009 se han construido 1.000 kilómetros con la participación de numerosas empresas y un coste de 170 millones de euros, explicó Lawrence Marzouk enBalkan Insight. El pasado año este ministerio se llevó la tercera mayor porción de los presupuestos de Estado. Existe la sospecha de que ha habido corrupción en las concesiones, con la implicación de varios funcionarios públicos.

EL CRIMEN ORGANIZADO / Kosovo no es un lugar particularmente violento. Es bastante seguro. El auténtico problema es el crimen organizado a gran escala que controla tráficos ilegales y se sirve de la corrupción. El Departamento de Estado norteamericano asegura que toda la droga de Afganistán con destino a Europa pasa por el pequeño país balcánico.

Según un crudo retrato de la situación hecho en un reciente informe del International Crisis Group (ICG), más de dos años después de que Kosovo hubiera declarado la independencia existe la impresión general de que el país «está dirigido por una élite política sin ley que controla todos los aspectos de la sociedad». El imperio de la ley se aplica de forma desigual; la justicia es débil; policía, fiscales y tribunales actúan de forma errática, con una propensión a la interferencia política y al abuso de poder, y los jueces, mal pagados, asisten desmoralizados y exhaustos a la resolución extrajudicial de disputas mediante la violencia y los sobornos. Todo ello si contar el total desbarajuste policial y judicial en el norte, en la zona de mayoría serbia que se niega a reconocer al Gobierno de Prístina.

Noticias relacionadas

Desde el 2008, el Gobierno de Hashim Thaci ha conseguido pilotar la transición hacia la independencia de forma pacífica, conservando el legado de la UNMIK, la Administración interina de la ONU. Sin embargo, como escribía Richard Gowan para el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, «ha decepcionado y preocupado a sus amigos en la UE y EEUU al permitir la corrupción». Según este especialista, la policía de la misión Eulex fue al principio excesivamente condescendiente, pero en el último año ha actuado con mayor dureza. El arresto de Rexhepi es una prueba de la nueva actitud de firmeza. La agencia anticorrupción recibió el pasado año 175 denuncias, 45 más que el año anterior.

SISTEMA JUDICIAL DÉBIL / El informe del ICG recoge la opinión muy extendida de que el Gobierno prefiere un sistema judicial débil: «Una sociedad y una economía desreguladas son el caldo de cultivo ideal de la corrupción». También prefiere unos medios de comunicación bajo vigilancia a la que solo escapan los diariosKoha DitoreyZëri. «En un mercado publicitario limitado y manipulado, bajo control del Gobierno, la radiotelevisión pública RTK es la dueña y señora de las pantallas de televisión», se lee en un informe de Reporteros sin Fronteras publicado el pasado martes. Mientras, las cadenas independientes resisten, pero a costa de la autocensura, común al resto de medios.