Ir a contenido

UN ARSENAL MILITAR PROVOCA UNA TRAGEDIA EN ALBANIA

Tirana teme numerosos muertos en la explosión de un polvorín

Los equipos de rescate recuperan cinco cadáveres y hay 200 heridos

Una empresa de EEUU trabajaba en el deposito desactivando munición antigua

EL PERIÓDICO
TIRANA

Una serie de explosiones en cadena ocurrida ayer en un depósito de municiones del Ejército de Albania causó "un número considerable" de muertos, según el primer ministro albanés, Sali Berisha. A última hora de la tarde los equipos de rescate habían retirado cinco cadáveres, pero la situación era aún caótica, la instalación seguía en llamas, y nadie dudaba de que el saldo de víctimas sería mucho mayor. El ministro de Sanidad, Nard Ndoka, cifró en 200 los heridos trasladados a los hospitales, algunos en estado crítico.

El polvorín se encontraba en la localidad de Gerdec, a unos 12 kilómetros de Tirana. La deflagración inicial se produjo hacia el mediodía y durante dos horas se sucedieron las explosiones a intervalos más o menos regulares. La detonación fue tan fuerte que se pudo oír a 50 kilómetros de distancia. El aeropuerto de Tirana, a varios kilómetros, estuvo cerrado durante media hora.

Una compañía de EEUU contratada por la OTAN para desactivar munición antigua estaba trabajando en el almacén. "No sabemos el número exacto de víctimas", afirmó la portavoz de Barisha, Juela Meçani. "Pero nos tememos lo peor para los tres equipos, cada uno de 21 personas, que trabajaba allí en aquel momento. Algunos son ciudadanos estadounidenses", añadió.

VECINOS HERIDOS

La misma portavoz indicó, sin embargo, que 110 personas se encontraban en el lugar de la explosión. Muchos de los heridos estaban fuera y fueron víctimas de la onda expansiva. Al menos, un ciudadano italiano sufrió heridas cuando viajaba en autobús desde Tirana a Durres. Algunos testigos señalaron que entre los heridos hay también vecinos de casas adyacentes al depósito de municiones.

Un canal local de televisión aseguró que había proyectiles esparcidos en un radio de dos kilómetros en torno al polvorín y que parecía que había pasado un tornado.

La ministra griega de Exteriores, Dora Bakoyannis, llamó a su colega albanés y le ofreció medicinas y aviones para trasladar heridos a Grecia. Su colega macedonio, Antonio Milososki, que está de visita en Albania, acudió a un hospital a donar sangre.

HERENCIA COMUNISTA

Durante la época comunista, que terminó en 1990, en Albania se construyeron numerosos depósitos de municiones. Ante el deseo de Albania de entrar en la OTAN, la Alianza pidió a Tirana que concentrara las municiones más antiguas en Gerdec para su destrucción. "El problema de la munición en Albania es uno de los más graves, y es una amenaza continua. Hay una cantidad colosal y data desde 1945", afirmó Berisha.