SARS-CoV-2

Catalunya, pionera en el monitoraje del coronavirus a través de las aguas residuales

La Generalitat controla la presencia y evolución de la covid-19, mediante una red que cubre la práctica totalidad de las comarcas catalanas y con una inversión de 2,4 millones de euros

A través de la Agència Catalana de l’Aigua (ACA), la Generalitat analizará semanalmente la presencia del coronavirus en 56 depuradoras catalanas / ACA

A través de la Agència Catalana de l’Aigua (ACA), la Generalitat analizará semanalmente la presencia del coronavirus en 56 depuradoras catalanas / ACA

Se lee en minutos

La Generalitat de Catalunya, desde julio del 2020, está llevando a cabo la red de vigilancia y control del SARS-CoV-2 en aguas residuales (SARSAIGUA), un proyecto que tendrá una continuidad hasta el 2022 y que tiene el objetivo de analizar semanalmente la presencia del coronavirus en 56 depuradoras catalanas, con un amplio alcance de la población, ya que tratan y depuran el 80% de las aguas residuales generadas en Catalunya.

La vigilancia del virus y sus variantes en las aguas residuales constituye una herramienta valiosa y rentable para complementar la vigilancia clínica y epidemiológica de la covid-19, así como de otras enfermedades que puedan ser de interés en el futuro.

La iniciativa tiene un importante componente de innovación, ya que ha permitido desarrollar los diferentes aspectos clave para el éxito de una red de monitoreo, y, en este caso particular, sobre la detección y seguimiento de un virus desconocido hasta hace poco tiempo. Damià Calvet, conseller de Territori y Sostenibilitat, destaca que "las depuradoras son instalaciones dinámicas que, con la innovación y la inversión continua, incrementan sus funciones: recogen y tratan un residuo, permiten que se pueda reutilizar el agua ya depurada y desde julio del 2020 también permiten identificar la tendencia y evolución de la covid-19 ".

La Estació Depuradora d'Aigües Residuals (EDAR) de Granollers, Barcelona

/ ACA

"Este dinamismo también se está traduciendo en un plan de eficiencia energética, con una inversión de 160 millones de euros, que hará posible que el 78% de las necesidades energéticas de las depuradoras catalanas provenga del autoconsumo, mediante la instalación de placas solares, el aprovechamiento del biogás y mejoras en su eficiencia, reduciendo así la huella de carbono y mitigando los impactos de la emergencia climática. La Agenda Verde es ineludible y con proyectos como este, la estamos desarrollando", añade Calvet.

La implantación exitosa de la red ha sido posible gracias a la existencia de grupos de investigación previamente activos, que disponían de los medios adecuados y el conocimiento experto en la materia. Este elemento fundamental ha complementado con un planteamiento coordinado desde el inicio del proyecto (entre los departamentos responsables de Salut y Medi Ambient y con los equipos de coordinación científico-técnica y de laboratorios y el comité de expertos participantes).

La singularidad del proyecto ha sido la intervención de cuatro grupos de investigación avanzada / laboratorios, lo que propicia debates sobre los procedimientos a aplicar y los resultados obtenidos. Este elemento diferencial también ha permitido innovar y configurar las conclusiones finales.

La UE ha recomendado a los estados miembros la necesidad de desplegar sistemas de control como el que ha impulsado Catalunya

Este proyecto supondrá una inversión de 2,4 millones de euros (400.000 aportados durante el 2020 y los 2 millones restantes para los años 2021 y 2022) y tiene un carácter pionero a nivel europeo, teniendo en cuenta que el 17 de marzo del 2021 la Unión Europea dictó la recomendación (UE) 2021/472 de la CE donde se plantea a los estados miembros la necesidad de desplegar sistemas de control como el que se ha impulsado en Catalunya, promoviendo una estrategia en línea y un enfoque en común.

Control semanal y datos abiertos

Las aguas residuales son un buen indicador de la circulación del virus entre la población, sin la necesidad de efectuar cribados de diagnóstico masivos. Los resultados obtenidos en el programa SARSAIGUA permiten obtener una valoración de la evolución de esta circulación.

La monitorización, que se hace semanalmente, consiste en la toma de muestras en el agua de entrada de las depuradoras (antes de su tratamiento). Posteriormente, las muestras se transportan a tres laboratorios para ser analizadas. La cuantificación de los rastros genéticos del SARS-CoV-2 se hace mediante la amplificación del ARN presente en las muestras con un método donde se analiza la concentración del ARN viral mediante PCR cuantitativa. Los resultados se obtienen en 48 horas.

Desde el mes de noviembre del 2020 están abiertas al público los datos de los controles a través del portal sarsaigua.icra.cat, donde se informa de las concentraciones de coronavirus en las aguas residuales, de su evolución y de las tendencias.

La 'home' de la web de seguimiento sarsaigua.icra.cat 

/ ACA

SARSAIGUA es una herramienta de ayuda a la toma de decisiones y contraste epidemiológico gestionada desde la Generalitat

Los resultados obtenidos en el programa SARSAIGUA permiten obtener una valoración de la evolución de esta circulación, y anticiparse a los posibles brotes en determinadas zonas. Con estos controles, el Departament de Salut y el Procicat disponen de una variable más a la hora de tomar decisiones para reducir la propagación del coronavirus.

Coordinación con el mundo de la investigación

Este proyecto está impulsado por el Departament de Territori i Sostenibilitat, a través de la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) y el Departament de Salut. La red de seguimiento para analizar la evolución de la covid-19 en Catalunya está coordinada por la ACA con los principales centros de investigación catalanes como el Institut Català de Recerca de l’Aigua (ICRA), el Eureca y la Universitat de Barcelona.

Participan en la red SARSAIGUA tres laboratorios, dos de ellos de la Universitat de Barcelona (UB) especializados en el análisis de virus en muestras ambientales y el Center for Omics Sciences (COS) de Eurecat en Reus.

Esta red se suma a la de otros países europeos (Holanda, Suiza, Reino Unido, España, entre otros) que han comenzado a monitorizar la concentración de las trazas genéticas del SARS-CoV-2 en aguas residuales como herramienta para anticipar posibles nuevos rebrotes y para evaluar la efectividad de las medidas de contención implementadas.

Compartir el conocimiento por el bien común

Te puede interesar

Uno de los objetivos del proyecto SARSAIGUA es intercambiar conocimientos, para así mejorar el funcionamiento de la red de control y optimizar su funcionamiento.

En este sentido, la Generalitat de Catalunya participó a principios de noviembre del 2020 en la reunión a nivel europeo Surveillance of Covid-19 virus in Wastewater sobre vigilancia del coronavirus en aguas residuales, junto con países como Italia, Hungría y Paises Bajos.