30 sep 2020

Ir a contenido

El edificio del hip-hop español ha perdido su columna central. Pionero, 'discjockey', productor, maestro y divulgador, cuesta imaginar cómo se hubiese sostenido el rap en España sin la ubicua existencia de Jota Mayúscula. Por ello, su fallecimiento a causa de un infarto, este viernes, a los 48 años, ha generado unánimes condolencias y elogios que resaltan su condición de arquitecto sonoro del género y, también, su predisposición a compartir conocimientos. El eco de la noticia ha cruzado el Atlántico y hasta Chuck D, líder de los neoyorquinos Public Enemy, ha lamentado la pérdida de un 'discjockey' clave  para la música española.