30 mar 2020

Ir a contenido

INNOVACIONES

Combinar comida saludable y divertida gracias a la impresión en 3D

La compañía Natural Machines ha desarrollado Foodini, una impresora 3D con cartuchos que pueden rellenarse de ingredientes frescos para hacer comida original y sana

Aparatos como hornos o microondas llevan tiempo conviviendo en nuestras cocinas. Forman parte de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, de la mano del desarrollo tecnológico surgen nuevos instrumentos que pueden modernizar aún más la estancia. Uno de ellos es la impresora 3D de comida.

La empresa Natural Machines ha ideado Foodini, un aparato que imprime platos en 3D. “Aunque al principio suene descabellado, no lo es tanto si pensamos que, cuando comemos algo manufacturado comprado en un supermercado, prácticamente ya ha sido preparado como comida impresa”, sostiene la cofundadora y CMO de la compañía, Lynette Kucsma.

Lo que Kucsma y sus socios pretenden es que dejemos a un lado la comida empaquetada y que volvamos a cocinar con ingredientes frescos. Foodini cuenta con unas cápsulas vacías donde podemos introducir los ingredientes que queramos.

La pregunta clave para muchos usuarios es: ¿realmente nos hace falta este invento? “Por supuesto, podemos imprimir formas divertidas y presentar los platos de manera bonita. Que la presentación sea atractiva es necesario porque la juzgamos con la vista y decidimos si nos apetece o no en función de su aspecto”, responde Kucsma. Esto último es precisamente otro de los objetivos de Natural Machines, a saber, que ese aspecto apetitoso ayude a que los más pequeños coman de todo, y también que las personas con dificultades para tragar o que estén enfermas puedan alimentarse cómodamente.

La cofundadora de la compañía hizo una demostración de cómo funciona la impresora en la última edición de EmTech Europe 2018, organizada por MIT Technology Review en español. Foodini ya está en el mercado por 3.600 euros. Kucsma prevé que en algo más de una década las impresoras de comida formarán parte de nuestra cocina cotidiana. Aun así, la creadora recuerda: “¡No todo se cocinará con una impresora, igual que ahora no todo se concina con un horno!”.

Fuente: Opinno, editora de MIT Technology Review en español.

Más información