Ir a contenido

GRÀCIA

Un nuevo CAP para Gràcia

El ambulatorio, ubicado donde antes estaba la sala de baile Cibeles, atiende a 14.000 vecinos

BEATRIZ PÉREZ / BARCELONA

El nuevo centro de atención primaria (CAP) Vila de Gràcia-Cibeles, en la calle de Còrsega, 363, donde antes estuvo la sala de baile del mismo nombre, ya está a pleno rendimiento. Inaugurado el 27 de marzo, en abril atendió a 14.312 personas, más de la mitad de las asignadas. El ambulatorio da cobertura a vecinos que antes debían acudir al CAP Pare Claret, en el Camp d'en Grassot i Gràcia Nova, que sigue activo.

"El CAP Pare Claret es viejo. Los mostradores, las salas de espera... Todo es antiguo. Se necesitaba otro", explica Enriqueta Bernaus, representante de la comisión de salud de la Associació Veïnal Vila de Gràcia. El vecindario valora así positivamente la puesta en marcha de este nuevo centro de salud, pero recuerda que el "último conflicto" con el consistorio vino a raíz de que este quería gestionar el CAP Vila de Gràcia a través del PAMEM (ente público que gestiona la atención primaria de cuatro áreas básicas de salud en la ciudad).

"Estudiamos qué significaba eso y vimos que lo gestionaría una empresa llamada PAM S. L., que estaba dentro del PAMEM y que, por tanto, era municipal. Muchos nos opusimos porque no aceptamos perder ni un mínimo de capacidad pública", cuenta Bernaus. Lo lograron y el CAP Vila de Gràcia está gestionado por el Institut Català de la Salut (ICS).

Un distrito equipado para los mayores

 Las 32 viviendas para gente mayor ubicadas en las plantas superiores del número 363 de la calle de Còrsega fue la primera promoción de este tipo que estrenó el distrito de Gràcia. Los adjudicatarios son mayores de 65 años, autónomos que no tienen vivienda en propiedad o las tienen pero con problemas de accesibilidad.

El distrito de Gràcia posee uno de los colectivos de gente mayor más activos de la ciudad. A principios de mayo celebró la 28ª Setmana de la Gent Gran y la Associació de Pensionistes i Jubilats de la Sedeta recibió en el 2014 la Medalla de Honor de la Ciutat. También cuenta con diferentes entidades dedicadas a este colectivo.

"Este edificio comenzó a construirse en el 2007, pero con la crisis se quedó parado. Nosotros damos servicio al paciente adulto, y líneas como la pediátrica o la odontológica, por ejemplo, siguen en Pare Claret", cuenta Amalur Mateo, directora del CAP Vila de Gràcia, quien añade que el edificio comparte espacio con el Centre de Salut Mental i Adiccions (CSMA) de Gràcia.

En este CAP de la Vila de Gràcia, aparte de pasar consulta, se realizan otros servicios como la pequeña cirugía, crioterapia o infiltraciones. También hay una consulta para dejar de fumar.

SOSTENIBLE

El CAP Vila de Gràcia-Cibeles, de 1.700 metros cuadrados y fronterizo con el Eixample, mantiene el nombre del salón de baile Cibeles, que estuvo asentado en ese espacio de 1940 al 2005, año en que pasó a ser propiedad del ayuntamiento. Se encuentra en las plantas inferiores de un edificio de 32 viviendas con servicios para gente mayor, que fueron inauguradas en marzo del 2012 y que incluyen un aparcamiento subterráneo con 44 plazas. Depende del Patronat Municipal de l'Habitatge.

"El CAP y las viviendas para gente mayor son totalmente independientes", matiza el concejal del distrito, Eloi Badia, quien destaca la sostenibilidad del edificio. "El sistema de abastecimiento del edificio es mediante energía solar térmica, que cubre el 60% de la demanda total de energía", añade.

Además, está hecho de materiales reciclados y naturales y usa ascensores y bombillas de bajo consumo. En el 2011 ganó el premio Endesa a la Promoción Residencial más sostenible.