Encerrada en palacio

La princesa Amalia de Holanda, amenazada de secuestro por la mafia según denuncian sus padres, Guillermo y Máxima

La heredera al trono de los Países Bajos, que vivía en Ámsterdam, donde estudia varios grados universitarios, ha tenido que volver a la residencia familiar por su seguridad

La princesa Amalia, junto a su padre, Guillermo de Holanda, en  in Maastricht, el pasado abril.

La princesa Amalia, junto a su padre, Guillermo de Holanda, en  in Maastricht, el pasado abril. / EFE / PATRICK VAN KATWIJK

2
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

Los reyes de los Países Bajos, Guillermo Alejandro y Máxima, han denunciado que su primogénita, la princesa Amalia, no puede salir de casa por amenazas de secuestro o de sufrir un ataque, y ya no vive en Ámsterdam, donde este año inició sus estudios universitarios.

Los monarcas hicieron estas declaraciones en una rueda de prensa al término de su visita de Estado a Suecia, que recogen los medios neerlandeses.

Recluida en palacio

La reina lamentó que esas amenazas tienen "enormes consecuencias" para la vida de su hija, ya que ha regresado a la residencia familiar en el palacio Huis ten Bosch y casi nunca sale, salvo para ir a la universidad en Ámsterdam, donde cursa el primer año de una carrera universitaria en Política, Psicología, Derecho y Economía. La universidad se encuentra a algo más de 50 minutos por carretera de palacio. "Quizá eso le sirva para tener muy buenas notas, pero tiene consecuencias muy graves para ella. Creo que es muy valiente", ha dicho Máxima. 

"Esas consecuencias son muy difíciles para ella. No hay vida estudiantil para ella como la que tienen otros estudiantes. Estoy muy orgullosa de ella y de cómo sigue adelante" con sus estudios, ha explicado su madre, Máxima, mientras que su padre, Guillermo Alejandro ha apostillado que su hija está pasando por un momento "muy duro".

Preocupación del primer ministro

A mediados de septiembre pasado medios locales desvelaron que la princesa Amalia y el primer ministro, Mark Rutte, habían sido puestos bajo seguridad reforzada por temores a que fueran objetivo de grupos del crimen organizado, después de que sus nombres aparecieran en mensajes interceptados por la policía.

Rutte aseguró que todas las autoridades involucradas están haciendo todo lo posible para garantizar que la princesa esté a salvo y dijo sentirlo "mucho" por ella y reconoció estar "preocupado".

Lío diplomático con Argentina

Noticias relacionadas

No es la primera vez que la hereda al trono sufre acoso. Hace tan solo dos años casi se dio un conflicto diplomático entre Argentina y los Países Bajos, cuando la revista del corazón 'Caras' tuvo que pedir disculpas por una portada en la que describía a Amalia 'plus size' [talla grande], además de aventurar que la joven -entonces, de 16 años-, había sufrido 'bullying'. Un atrevimiento por el que acabó pidiendo perdón en Twitter la propia directora de la publicación, Liliana Castaño:

Otras polémicas con herederos

Aunque en este caso no fue la víctima directa, Christian, de 16 años, el hijo mayor de los reyes de Dinamarca, Federico y María, tuvo que abandonar este verano el prestigioso centro educativo de Herlufsholm, al que acudía hasta ahora después de que varios exalumnos denunciaran las prácticas de agresiones sexuales y 'bullying' que sufrieron allí. La segunda hija de la pareja, Isabella, tampoco ha comenzado en este colegio el curso, como estaba previsto, por el mismo motivo.