Crónica rosa

'Mamarazzis' dicen: corrupción rosa y mascarillas en Madrid

  • En el segundo artículo semanal de 'Mamarazzis' para EL PERIÓDICO, Lorena Vázquez habla del embargo de bienes a Luis Medina por el presunto cobro de comisiones millonarias en la compra de material sanitario en plena pandemia y del injerto de cejas de Ortega Cano

Luis Medina, este viernes, mientras paseaba a su perro.

Luis Medina, este viernes, mientras paseaba a su perro. / Jose Velasco / Europa Press

3
Se lee en minutos
Lorena Vázquez
Lorena Vázquez

Periodista

Especialista en prensa rosa

ver +

De soltero de oro a supuesto estafador. El presunto cobro de comisiones millonarias por parte de Luis Medina, personaje público por ser hijo del duque de Feria y la modelo Naty Abascal, está trayendo cola. Todos los medios de comunicación, los rosas y los menos coloridos, se han hecho eco esta semana de la investigación de Anticorrupción de unos contratos con el Ayuntamiento de Madrid para comprar material sanitario en plena pandemia.

De momento, el marqués de Villalba -sí, podéis alucinar. Todavía hay gente que en 2022 hereda títulos nobiliarios- ha reconocido públicamente que cobró el millón de euros que se le atribuye. Eso sí, le resta importancia y asegura que se trata de la comisión normal que un intermediario suele percibir en estos casos, el 8% del contrato. Legal o no, el tío le ha echado un morro que se lo pisa y la ética se la pasó por el forro cuando contactó con el Ayuntamiento, aprovechando la desesperación y la urgencia en la necesidad de mascarillas, guantes y tests covid, e hizo creer junto con su socio, Alberto Luceño, que eran expertos en el tema.

Culebrón

Sobrecostes desmesurados, baja calidad del material vendido y sus ganancias derrochadas en un yate y otros bienes de lujo que el juez del caso ya ha embargado. Esta semana todo ha salido todo a la luz y promete ser uno de los culebrones del momento. La querella se ha admitido a trámite y al marquesito le acusan de falsedad documental, estafa y blanqueo de capitales por irregularidades en la ya famosa operación. Si el contacto de Medina era primo, hermano o vecino del Alcalde de Madrid, se lo dejamos a los expertos.

Su madre, exnovias y amigos de la infancia están siendo preguntados por los periodistas callejeros al respecto. De momento, la callada por respuesta. Pero, paciencia, no tardará en salir algún testimonio para aportar más barro al asunto. Porque haberlo, haylo. 

Cuando el universo rosa se mezcla con el planeta judicial, el mundo de las 'mamarazzis' pone su maquinaria en marcha para recabar información y aportar su necesario granito de arena a la historia. Benditos reporteros asfálticos que patrulláis por las calles, gracias. 

¡Ay, Medina! De protagonizar portadas y páginas del papel cuché, has ido directo a las del código penal. Algo parecido le ocurrió al torero Ortega Cano, pero lo suyo acabó en prisión por causa de un accidente de tráfico mortal. 

Ortega Cano desfigurado

Esta vez, José Ortega Cano ha vuelto a ser noticia y nada tienen qué ver sus problemas con la Justicia, afortunadamente para él. El marido de Ana María Aldón ha sido el protagonista de las imágenes más impactantes de las revistas del corazón de esta semana. ¿Por qué? Porque se le ha visto con la cara hecha un mapa.

Un injerto de cejas ha sido el culpable de su nueva y maltrecha imagen. Tras pasar más de cinco horas en el quirófano, Ortega salió de la clínica con el rostro desfigurado, amoratado y cubierto por vendajes. Sí, un injerto de cejas, habéis leído bien. Intervención patrocinada por un reconocido centro de estética de Madrid. Y mientras Ortega Cano se sometía a este curioso retoque estético, su pareja se promocionaba en Barcelona y publicitaba una marca de gazpacho de la que es imagen.  

Noticias relacionadas

La exfrutera, ahora diseñadora, ha disfrutado de unos días de relax en la ciudad condal y, tras atender a los medios de comunicación en la Feria Alimentaria, se la pudo ver y fotografiar, en lugares tan emblemáticos de la ciudad como la Sagrada Familia o el barrio de l’Eixample. La nueva estrella mediática aprovechó también su estancia para hacer un curso de repostería exprés en el restaurante La Barca de Monistrol, donde también degustó uno de sus míticos arroces.

Ana María acabó reconociendo a los periodistas que la nueva imagen de su marido también le había impactado a ella: "Uy, a mí también me impresionó, todavía no puedo ni verlo”. 

Temas

Mamarazzis