Estreno el 27 de enero

'Soy Georgina': 10 cosas de la pareja de CR7 que dan para un nuevo 'reality' en Netflix

La Kim Kardashian española pide paso en el panorama televisivo con un programa propio en el que reluce más que Cristiano Ronaldo y sus hijos

Georgina Rodríguez, la nueva musa de Netflix.

Georgina Rodríguez, la nueva musa de Netflix. / NETFLIX

7
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

"Hola, vais a estar todo el día detrás, con la camarica?". Con un perfecto deje de Jaca, Georgina Rodríguez Hernández avanza entre los focos de paparazzi en el vídeo promocional con el que Netflix anuncia su nuevo 'reality'. Un guion de un cuento de hadas como es en verdad la vida de la 'influencer' española con más millones de seguidores (y una de las 10 con más influencia en todo el mundo), modelo, bailarina, madre, empresaria... y que desde 2016 es la pareja de Cristiano Ronaldo, con el que ya tiene una niña y, la próxima primavera, unos mellizos.

Noticias relacionadas

Pero más allá de la pirotecnia de portadas, 'stories' y alfombras rojas poco se sabe de una de las famosas patrias con más glamur y ceros en la chequera. "Muchos conocen mi nombre, pocos saben quién soy", asegura la protagonista de 'Soy Georgina', "un retrato emotivo y en profundidad" de la mujer que hay detrás de Instagram y los grandes titulares. La pareja de CR7, que vive en Turín con el futbolista, y donde comenzó a rodarse el programa la pasada primavera, irá revelando frente a los focos "todos los aspectos de su vida, desde la parte más pública y conocida hasta la más personal. Viviremos su día a día, su maternidad, su relación de pareja, sus viajes, sus fiestas...", explica la cadena, que confirma que tanto el jugador como sus hijos tienen un peso destacado en el 'reality', que se estrena este jueves, 27 de enero (casualmente el mismo en el que la homenajeada celebra su 28º cumpleaños).

Aunque hay quien la compara con Kim Kardashian, su vida se diferencia bastante. Para muestra, estos 10 capítulos.

Española y argentina

"Mi padre [exjugador y entrenador de fútbol] es argentino y mi madre es de Murcia. Fueron a Buenos Aires con mi hermana Ivana [nacida en Granollers en 1992] para que ellas conocieran a la familia de mi padre. Decidieron quedarse un tiempo allí y nací yo. Mi padre intentó convencer a mi madre para vivir en Argentina, pero no lo consiguió y, cuando yo tenía un año, regresaron a Murcia. Después, nos trasladamos a vivir a Jaca", ha explicado la "modelo" (como se define a sí misma Georgina) en una entrevista. De los 3 a los 17 años vivió en el municipio oscense, donde, durante más de una década fue a clases de baile en la Academia de danza de Susana Ara. Este centro, además de la catedral y una tienda de chuches de la ciudad aparecen en el 'docu-reality'.

El ballet, su primera pasión

"El ballet ha moldeado mi cuerpo y mi personalidad. La disciplina que la danza me exigió no solo se refleja en mi cuerpo, sino también en mi forma de ser", ha confesado en 'Women's Health'. Durante 15 años estudió ballet clásico, que sigue practicando a modo de entrenamiento habitual [los vídeos con sus rutinas de danza fueron un 'hit' del confinamiento], porque, además, le aporta valores "como el amor por todas las formas de arte, el compañerismo, la disciplina y la importancia de llevar una vida sana". Por todo eso, sus hijas también lo practican.

Hecha a sí misma

Con 18 Georgina decidió salir de Jaca y buscarse la vida. Su primer trabajo fue de camarera en Huesca. Cuando ahorró un poco de dinero, compró un billete y se plantó en Madrid. Tenía 19 años cuando se empleó de dependienta en Massimo Dutti. Hasta que dejó la tienda durante cuatro meses para viajar a Inglaterra para aprender inglés (estuvo de 'au pair' en Bristol). A la vuelta, estuvo en la tienda Prada de El Corte Inglés antes de aterrizar en la 'boutique' de Gucci, donde un día de 2016 entró por la puerta Cristiano Ronaldo y puso su vida patas arriba. Ahora es ella la que viste de Gucci, Hermès, Louis Vuitton o Dior en las fotos que sube a sus redes sociales. "He trabajado mucho y he tenido una vida sacrificada y el universo me ha recompensado con lo más grande: una familia hermosa", le ha dicho a 'InStyle'.

Georgina Rodríguez, en una imagen del 'reality' 'Soy Georgina'.

/ NETFLIX

Un 'crack' por pareja

Cinco años, del 2010 al 2015, estuvo la entonces estrella del Real Madrid, CR7, saliendo con la supermodelo Irina Shayk, en una relación que la galería no acabó de creerse. Tan solo un año después de la sonada ruptura el futbolista conoció a la mujer de su vida y la estabilidad familiar en aquel encuentro fortuito en una tienda de lujo de Madrid. "Días después nos volvimos a ver en el evento de otra marca y fue entonces cuando pudimos hablar en un ambiente relajado. Fue amor a primera vista para ambos (...). Me llamó la atención la altura, el cuerpo y la belleza. Estaba temblando frente a él, pero se encendió una chispa. Soy muy tímida y me agité frente a una persona que, con una sola mirada, me tocó profundamente. Luego la forma en que Cristiano me trata, me cuida y me ama hizo el resto", explicó años después.

Supermamá

Fruto de su relación con Cristiano, en 2017 nació su primera hija, Alana Martina dos Santos Aveiro. La pequeña era la cuarta hija del delantero y la primera en no ser concebida por gestación subrogada. Antes, habían nacido sus hermanos Cristiano JR (2010) y los gemelos Eva Maria dos Santos y Mateo (2017). Actualmente, Georgina y Ronaldo (36 años) están esperando mellizos, un niño y una niña, al parecer, que nacerán en primavera.

Modelo de altos vuelos

De todas sus facetas profesionales, con la que más se identifica Georgina es con la de modelo, profesión en la que empezó a triunfar a raíz de su noviazgo con CR7. Fue salir con el delantero y despedirla de su trabajo, menos mal que enseguida fichó por la agencia UNO Models (la misma en la que está Bar Refaeli). Gracias a sus 170 centímetros de altura, sus medidas de 85- 62- 90 y sus 61 kilos de peso, ha sido portada en 'Women's Health', 'Harper's Bazaar', 'Love', 'L'Officiel', 'Cosmopolitan'...). Asimismo, es imagen de diversas marcas, como Sheglam, Gisada, Armani, Effek... y embajadora internacional de la joyas Chopard.

'Influencer' de 'influencers'

Con sus casi 30 millones de seguidores en Instagram, Georgina Rodríguez puede presumir de ser una de las españolas más influyentes del panorama internacional. Se estima que su fortuna asciende a casi nueve millones de euros (la tarifa de sus 'posts' no baja de los 8.000 euros y el 'cash' por entrevista realizada son unos 100.000 euros). Por eso, puede permitirse carísimos regalos a su chico, como el coche valorado en 180.000 euros que le compró por su cumpleaños.

Empresaria con marca

Como toda buena 'influencer', Georgina también ha lanzado -el pasado febrero- su propia marca de ropa, Om By G, en este caso pensada para momentos 'casual' o deportivos, pero exclusivos y de lujo. Su primer modelo, un chándal 'total red' [a 108,95 euros cada una de las dos piezas] voló enseguida de las estanterías virtuales, pero anunció que estaba trabajando para presentar nuevos diseños.

Solidaria

Rodríguez, que se considera a sí misma como una persona "creyente y muy familiar" (solo hay que repasar su Instagram), también demuestra de cuando en cuando su vertiente solidaria, como la colaboración que mantiene desde hace tiempo con la fundación Nuevo Futuro, que ayuda a niños y jóvenes sin hogar, y con el banco de alimentos FESBAL.

Alfombras rojas y televisión

Desde que vive con su gran familia en Turín, la modelo se ha convertido en una estrella local y la invitan a todas las inauguraciones, eventos y festivales, a los que acude sola o de la mano de Ronaldo. Ya se ha convertido en una habitual del Festival de Cannes, donde brilla especialmente por sus estilismos, como el del pasado mes de julio, cuando lució un vestido marrón café con una gran apertura en la falda de Jean Paul Gaultier. En España, ha participado en el concurso televisivo 'Mask Singer', y también ha ejercido de copresentadora en Sanremo. En ese famoso festival la de Jaca se atrevió a entonar, con bastante acierto, una canción. También ha participado en una gala de premios MTV, donde fue la encargada de entregarle un galardón a Rosalía.