ZAPATILLAS TRAIDORAS

Belén Esteban sufre un inoportuno tropezón doméstico

La colaboradora de 'Sálvame' tiene un esguince de rodilla tras caer en las escaleras de su domicilio

Belén Esteban.

Belén Esteban. / TELE 5

Se lee en minutos

El Periódico

La nieve caída en la ciudad de Madrid, más allá de imágenes de postal para la posterioridad, muñecos de nieve con más o menos gracia y batallas de bolas de nieve multitudinarias, ha conllevado un sinfín de resbalones y caídas que han provocado que los hospitales madrileños hayan atendido desde el pasado lunes más de 2.000 traumatismos. Una de esas pacientes ha sido Belén Esteban, pero en su caso no por un fatídico resbalón en una placa de hielo, si no por un inoportuno tropezó en las escaleras de su casa.

Cumpliendo con su inquebrantable compromiso profesional con el programa 'Sálvame', desde el salón de su casa la colaboradora relató lo que le sucedió el pasado sábado en su domicilio y que le ha impedido acudir a las instalaciones de Telecinco en estos días.

En las escaleras de casa

Te puede interesar

Belén le explicó a Jorge Javier Vázquez y al resto de sus compañeros que el pasado sábado, cuando el paso de la tormenta Filomena se hacía más virulento sobre Madrid, resbaló por culpa de las zapatillas de estar por casa cayendo de culo. "Escuché crack", describió Belén. Y aunque no se golpeó la rodilla, el percance ha tenido como consecuencia un esquince de la articulación de tercer grado. 

Aunque la propia Belén explicó que dentro del mal momento se encuentra bien, tendrá que guardar reposo durante algunos días en su casa para evitar que la lesión vaya a más. Aunque la aparatosa caída tuvo lugar el pasado sábado, Belén relató que no fue hasta el lunes cuando pudo ir al hospital a causa del temporal de nieve . "Me han dicho que tengo un esguince en la rodilla con afección al ligamento y al menisco", detalló la 'celebrity'. Además, Belén también quiso agradecer a Kiko Matamoros y a Mila el gran apoyo que recibió, ya que ellos estuvieron con ella en el taxi y pudieron notar su preocupación al ver que le seguía doliendo la rodilla tras el accidente.