21 oct 2020

Ir a contenido

LA DESPEDIDA DE UN GRANDE DE LA TV

Àngel Casas revela el calvario de su salud en un texto demoledor

El periodista explica que desde que le fue trasplantado un riñón sufre una enfermedad muy dolorosa y le ha sido amputada una pierna

EL PERIÓDICO

Àngel Casas, retratado el pasado mes de marzo en Barcelona.

Àngel Casas, retratado el pasado mes de marzo en Barcelona. / JORGE GIL

El periodista y escritor Àngel Casas, una institución en la televisión y la música en Catalunya, atraviesa por un mal momento personal debido a sus numerosos problemas de salud, que en los últimos meses van desde un trasplante de riñón a la amputación de una pierna. El propio Casas, de 74 años, lo ha explicado en un extenso texto publicado en Facebook que titula 'Medical Mistery Tour', un juego de palabras con el mítico disco de los Beatles. Casas ha recibido un alud de comentarios de solidaridad, a los que ha contestado: "¡No tengo suficiente envergadura para abrazaros a todos! Emocionado por vuestra respuesta. Salud".

El texto íntegro, publicado originalmente en catalán el domingo día 20, dice:

"El pasado 15 de enero, mi mujer me regaló un riñón y me lo trasplantaron. Dicen los médicos que se ve que fue un éxito y ahora voy con un riñón prácticamente nuevo, que funciona al cien por cien, y que no sé cómo agradecérselo a Olga: la amo. Pienso que ha sido una versión del creacionismo a la inversa. En vez de darle la vida a ella a través de una costilla, que ya me dirás qué hacemos de una costilla en la medicina moderna, que aquellos del paraíso eran unos indocumentados, ella me la ha dado a través de un riñón (tiene mucho más sentido científico).

Hasta aquí la cara estupenda de la historia. A partir del trasplante todo ha sido infernal, depresivo, maldito. Llevo cinco meses conviviendo con un dolor indescriptible a causa de una enfermedad a la que llaman calcifilaxia y que te destroza a lo vivo. Por mor de esta extraña circunstancia sanitaria, en plena pandemia, acabo de salir de cuatro meses de hospitalización inenarrable, con toda clase de sustos, que al parecer bordeaban el final. Ah, y un detalle nada despreciable: la noche de Sant Joan me amputaron la pierna derecha.

Estoy en casa, y eso que aún no estoy bien. Los médicos consideran que estoy más protegido en casa que en el hospital, en el que he pillado bacterias, hongos y virus de toda clase. Una puta mierda.

Todo eso me ha hecho ver la vida que me queda de otra manera. He alquilado un zulo en el Blue Space donde he guardado los malos recuerdos, las experiencias traumáticas de estos cuatro meses, el dolor y el aburrimiento (la sensación de día de la marmota), los errores de diagnóstico y la abnegación de tantos/as enfermeros/as que han estado conmigo con paciencia y empatía. Portazo a las vivencias traumáticas. 'Bon vent i barca nova'.

Esta renuncia a compromisos diversos incluye el cierre de este muro de Facebook y del blog angelcasasblog. Gracias a todos los que me habéis seguido con asiduidad. Gracias por los comentarios. Gracias por los desacuerdos. La vida contemplativa empieza ahora sin ataduras ni compromisos. Desgraciadamente soy otro y quiero aprovechar la vida de otra manera. Los errores descomunales de los que cobran de mi para hacernos la vida más confortable, las aventuras y corrupciones de los chorizos más grandes del reino, los que han hecho de la épica 'nostradíssima' un engaño, los que nos han vendido y han arruinado el país con su incompetencia... No me interesan nada, no me interesan nada, no me interesan nada. Allá ellos. 

Gracias por todo.

Hasta la vista".