29 oct 2020

Ir a contenido

EN INSTAGRAM

Escenas de un confinamiento

Una pareja gay recrea su día a día confinados con un diario fotográfico cargado de humor

Luis Miguel Marco

Natación. Día 14.

Natación. Día 14.
’Barber show’. Día 15.
Bricolage eléctrico. Día 18.
Salón de lectura. Día 20.
Hemos recibido visita. Día 23.
Domingo de Pascua. Día 30.
Crisis matrimonial. Día 33.

/

Esta historia por fotoentregas continuará y tendrá, seguro, un buen final. "La vamos ampliando cada día desde que se decretó el confinamiento por la alarma sanitaria. Y nuestros amigos nos dicen que esperan el momento en que las subimos a Instagram porque les arrancamos una sonrisa. Y eso es lo que nos empuja a seguir haciendo locuras confinadas. Algunos nos dicen que, cuando se acabe todo esto, tenemos que montar una exposición. Ya veremos".

Lo cuentan Toni (62 años) y Santi (63 años) desde su vivienda de Santa Maria de Palautordera (Vallès Oriental), el escenario cambiante de una serie de imágenes volcadas en Instagram que recogen una pincelada jocosa del universo de esta pareja. ¿La finalidad? "Ponerle humor y color a esta situación tan surrealista".

Grandes aficionados a la fotografía -de hecho Toni es retocador digital- sus seguidores ya conocen su retratos únicos en los bosques y parajes del Montseny. "Esto surgió de una manera espontánea. Dijimos que ya que no podíamos salir a la naturaleza haríamos fotos en casa, Y en lugar de recrear situaciones reales le daríamos una vuelta a nuestra cotidianidad como pareja gay".

Han pasado la Semana Santa , Sant Jordi y lo que venga. Y ahí están sus referentes irreverentes, de Tom de Finlandia a Fasbbinder, del neorrealismo italiano al barroco. También están sus anhelos y deseos. "Por ejemplo la foto en la que salimos repetidos gracias al fotomontaje es una metáfora de las ganas de tenemos de poder estar con nuestros amigos, abrazarlos, besarlos y charlar tranquilamente sin una mascarilla y sin respetar la distancia. O la de los dos en la bañera es porque echamos mucho en falta poder ir cada día a la piscina como hacíamos habitualmente".

Entre sus rutinas desde hace más de 40 días está la de pensar en la foto del día siguiente para no caer precisamente en la monotonía. "Si te fijas hay fotos muy sencillas, pero otras son un caos. A veces nos cuesta encontrar la idea y sufrimos y discutimos, pero luego nos ponemos a montar y desmontar la casa, a iluminar, a buscar el vestuario y pasamos una buen rato de lo más entretenido. Y una vez que disparamos, queda recojer y hacer la posproducción, el retoque".

Empujado al color

Esta situación les ha hecho hacer un ejercicio de introspección, pero también experimentación. "Yo era mucho de blanco y negro -dice Toni- y Santi me ha empujado hacia el color y la saturación, a buscar la forma de resaltarlo. Una amiga nos decía el otro día que estábamos ya en la onda de David Lachapelle, que es como el arcoíris total, con los unicornios y todo".

Por si quieren seguir las vicisitudes de esta pareja y ver más escenas de su confinamiento, @iacnadal y @tonigarreta

Temas Fotografía