25 oct 2020

Ir a contenido

UNA ESTRELLA Y SUS SOMBRAS

Uma Thurman, 50 años de éxitos, amores y denuncias

Su trayectoria no ha sido fácil, ni en el cine ni en la vida real

Quim Casas

La actriz Uma Thurman.

La actriz Uma Thurman. / AFP / ANNE CHRISTINE POUJOULAT

Uma Thurman llega a la cincuentena el próximo miércoles 29. No ha sido un trayecto fácil, ni en lo cinematográfico ni en lo personal. Su historia está tan trufada de películas importantes ('Henry y June', 'Pulp fiction', 'Los miserables', 'Kill Bill','La casa de Jack') como de complicadas situaciones familiares y sentimentales, a lo que debe añadirse, y no es poco, el haber sido una de las víctimas del productor-depredador Harvey Weinstein, ahora entre rejas.

El caso salió a la luz en el 2018, en una entrevista con la actriz en 'The New York Times'. Thurman se sumó a las denuncias contra Weinstein por agresión sexual y relató que primero la había invitado a la sauna de su habitación en un hotel de París. Después, en un hotel londinense, "trató de lanzarse sobre mí y de exhibirse, haciendo todo tipo de cosas desagradables". Esto ocurrió a mediados de los 90, cuando gracias al éxito de 'Pulp fiction' (1994), era una de las estrellas femeninas de la firma Miramax. En una posterior cita de teórica de reconciliación, el productor amenazó con destruir su carrera. Ella calló pero no olvidó. En el Día de Acción de Gracias del 2017, fue muy explícita con Weinstein a través de Instagram, deseando felices fiestas a todo el mundo "excepto a ti, Harvey, y a todos tus malvados conspiradores, me alegra que sea una lenta agonía".

Origen budista

Su infancia y juventud no estuvo exenta de problemas. Nacida en Boston, el 29 de abril de 1970, Thurman representa la idea del cruce cultural. Aunque de nacionalidad estadounidense, su madre nació en Ciudad de México, su padre es neoyorquino de origen escocés, irlandés y alemán, y sus abuelos maternos son alemanes y suecos. La madre, Nena Thurman, fue modelo y antes había estado casada con Timothy Leary, uno de los gurús del LSD en los 60. Su padre, Robert Thurman, es profesor de estudios indo-tibetanos y máxima autoridad en budismo. De ahí su nombre, puesto en honor a la diosa india Uma, esposa del dios Shiva y conocida también en la religión hinduista como Parvati.

Alta y desgarbada

La familia se mudaba constantemente. Esta itinerancia, su excepcional estatura –1,80 metros– y los pies demasiado grandes, llegaron a acomplejar e incomodar a Uma, sobre todo en la relación con sus compañeras de escuela. Muy delgada también, de apariencia desgarbada, suponía igualmente un ejemplo de nueva belleza, lo que la llevó primero a posar como modelo y, después, a buscarse la vida en el cine.

Instalada en Nueva York, apareció en portadas de revistas como 'Glamour' y tuvo sus primeros papeles de importancia en dos filmes de 1988, 'Las aventuras del barón Munchausen' y 'Las amistades peligrosas', donde seducida por el personaje de John Malkovich, ya mostró el potencial de su sexualidad entre inocente y provocadora. Que encarnara a la esposa de Henry Miller en 'Henry y June' (1990) fue un paso más hacia esta nueva iconografía sexual.

Tras varios reveses comerciales –entre ellos el de 'Ellas también se deprimen' (1993), un filme en el que Gus van Sant no explotó sus pies pero si exageró notablemente los pulgares de su mano– y de no tener éxito en las pruebas para 'Pretty woman' (1990), Tarantino la rescató en 'Pulp fiction' y sus dos celebradas secuencias, la del baile con John Travolta y la de la sobredosis de heroína. Tarantino la consideraba su musa y con él aceptó filmar unos largos planos de los dedos de sus pies en 'Kill Bill' (2003). Pese a ello, el recuerdo no es especialmente halagüeño, ya que acusó al director de poner en peligro su vida en la secuencia del accidente de coche en 'Kill Bill'.

Vida amorosa ajetreada

Los años 90 fueron los mejores para ella. Incorporó a la villana Hiedra Venenosa en 'Batman & Robin' (1997) y fue una encomiable Emma Peel en 'Los vengadores' (1998), formando pareja muy 'cool' con Ralph Fiennes. También pudo interpretar a Marlene Dietrich en un biopic que planeaba el director francés Louis Malle, pero tras la muerte
de este en 1995, el proyecto quedó cancelado.

Su vida amorosa ha sido ajetreada. Casada durante un año y medio con el actor Gary Oldman, entre 1990 y 1992, en mayo de 1998 contrajo matrimonio con Ethan Hawke, con quien formó pareja en 'Gatacca' (1997) y 'La cinta' (2001). Hawke la dirigió en 'Chelsea walls' (2001), tuvieron dos hijos, Maya Hawke –vista en 'Érase una vez en… Hollywood' y en 'Stranger things'– y Levon Thurman-Hawke, y se divorciaron en 2004.

Después mantuvo una larga relación con el hotelero millonario André Balazs, quien acababa de divorciarse de Katie Ford, heredera de la agencia de modelos Ford Models. En 2008, Thurman anunció su compromiso matrimonial con el financiero anglo-francés Arpad Busson, con quien tiene una hija, pero un año después lo cancelaron y su historia ha sido la de una cadena de encuentros y desencuentros hasta 2017. También se le conocen relaciones con los actores Timothy Hutton –en 1995, cuando hicieron juntos 'Beatiful girls'– y John Cusack, y le fue atribuido un romance con Robert De Niro, con quien protagonizó 'La chica del gángster' en 1993.

Su presencia disminuyó en importancia a partir del 2000, no así su cuenta bancaria. La película por la que ha cobrado más dinero no es precisamente la más lustrosa de su carrera, la comedia de ciencia ficción 'Mi súper exnovia' (2006). Se embolsó casi 13 millones de euros, una barbaridad comparados con los 275.000 que ganó por 'Pulp fiction'.

Imagen de Lancôme

La firma de cosméticos Lancôme la contrató en 2000 como imagen de la compañía. El lucrativo acuerdo era de cinco años: Thurman cobró por los dos primeros 5,3 millones de euros y, por los siguientes, casi tres millones. El contrato concluyó cinco años después pero, en mayo del 2008, la actriz interpuso una denuncia a Lancôme por uso ilegal de su nombre e imagen y exigió un millón de euros de compensación. El motivo: constató que unos anuncios que había hecho para Miracle, una de las fragancias de la firma, seguían utilizándose en Canadá y diversos países asiáticos.

Este altercado en los juzgados coincidió con otra demanda, la que puso por acoso a Jack Jordan, un tipo desequilibrado y obsesionado con la actriz, a la que acechaba en la entrada de su apartamento neoyorquino y un acosador que también envío correos electrónicos a algunos de sus familiares y amenazó con suicidarse si Thurman no le hacía caso. En junio del 2008, Jordan fue condenado por delito de acoso grave, aunque fue exculpado de otros cargos y obligado a someterse a tratamiento siquiátrico. El juez aceptó que su comportamiento había sido siniestro, pero no criminal.

Temas Uma Thurman