UN AÑO DESPUÉS DE SU MUERTE

Baptiste Biabiconi, el principal heredero de Karl Lagerfeld

El modelo italiano publica un libro en el que explica su relación con el kaiser de la moda

Baptiste Giabiconi, en el desfile de Dior, ayer en París. 

Baptiste Giabiconi, en el desfile de Dior, ayer en París.  / REUTERS / GONZALO FUENTES

2
Se lee en minutos
El Periódico

Un año después de la muerte en París del diseñador Karl Largerfeld a causa de un cáncer a los 85 años, el modelo y cantante italiano  Baptiste Biabiconi, de 30 años, que estuvo a su lado los últimos 10 años de su vida, publica ahora un libro en el que aborda la relación que mantenían.

Con ese motivo ha dado una entrevista en la que asegura que él es el principal heredero. "Hay siete herederos de Karl Lagerfeld. En la lista, estoy el primero", ha revelado al programa 'Sept à Huit', en el canal francés TF1. Imagen de Chanel, Fendi y Karl, Biabiconi detalla además que Choupette, la famosa y millonaria gata del diseñador, sigue al cuidado de Françoise, su ama de llaves, y como ya se sabía, ha confirmado también que es una de las herederas del modista. «Estamos haciendo un inventario de bienes, inversiones, obras, arte..." 

En su libro, explica que Karl le consideraba "su hijo espiritual, aunque fue algo más", una pareja con la que vivió una discreta relación marcada sí, por la diferencia de edad, pero es que a Lagerfeld "le encantaba rodearse de gente joven y bella".

Maniquí de profesión, Giabiconi tenía 19 años cuando se convirtió en el modelo fetiche del diseñador después de que le viera en una revista. Fue también el hombre que le acompañaba a todas partes. Desde entonces, Giabiconi ocupó un lugar estelar en los desfiles de Chanel haciendo su debut en la colección de primavera verano de 2009 y encargándose de cerrar los espectáculos de la 'maison' los siguientes años. "Es la versión masculina de Gisele Bündchen. Bien con ropa y más aún sin ella", dijo de su amigo italiano el modisto.

También Lagerfeld lo retrató desnudo como Apolo para el calendario Pirelli. Según Giabiconi, fue su "espontaneidad" lo que conquistó al diseñador. "A menudo nos abrazábamos. Fue una relación filial muy poderosa, con un amor que no podíamos describir. Nunca hubo ninguna sombra de ambigüedad entre nosotros", ha explicado.

Noticias relacionadas

La complicidad en su relación se reflejaba también en sus constantes discusiones y debates. Las compras también cupaban momentos importante en sus vidas. "Karl era excesivo en todo. Fuimos a Colette, a Dior… quería complacerme (…) Decía: ‘Solo hay para el sinvergüenza’. Un sinvergüenza que llenó de algún modo ese vacío, esa soledad".

"Karl no tenía hijos y quería que yo fuera su hijo de una forma u otra. Quería protegerme. Fue maravilloso conmigo». Una protección que incluyó no informarle del cáncer que padecía.