10 abr 2020

Ir a contenido

080 BARCELONA FASHION

¿Esta ropa te la pondrías tú?

La pasarela 080 vive una segunda jornada entre lo comercial y lo experimental

Luis Miguel Marco

Desfile de Boris Bidjan en la pasarela 080 de Barcelona. / PAU BARRENA / AFP / VÍDEO: EFE

¿Esta ropa te las pondrías tú? Es la pregunta que debería hacerse mucha gente que intenta abrirse paso en esto de la moda. Y es que esta edición de la 080, o su pasarela, que es la punta de un iceberg muy grande, se mueve entre lo comercial, puro y duro, y lo experimental. Lo contamos porque la segunda jornada la abrió Eva Iszoro con Accidental cutting. “Lo que habéis visto en la pasarela es un método de patronaje experimental que he inventado yo y que está dirigido a encontrar volúmenes inexistentes a través de cortes y patrones aleatorios, abstractos y accidentales”, explicaba esta madrileña que ha trasladado los resultados de su tesis doctoral como arquitecta a la pasarela.

El desfile de Esaú Yori. / EFE

“Quizá hay quien piense que es algo extravagante, pero yo creo que tiene una salida comercial”, añadía esta madrileña, que prescinde de las medidas de la mujer.  “No me interesa el cuerpo, me interesa el volumen”. Y eso cómo queda puesto encima. Pues con volúmentes exagerados, cortes imprevisibles aquí y allá y piezas poco convencionales y asimétricas, donde en las juntas o costuras aparece un ribete  azul eléctrico o unos detalles en rosa sobre fondos blancos negros o azules preferentemente. 

Polvo de estrellas

También fue el debut en la 080 de eiko ai, una firma de ‘prêt-à-porter’ femenina que tiene a Glo Lladó como diseñadora y cuya producción en local. “La colección se llama ‘Quantum One’ es para ya y está inspirada en el cosmos, por eso tiene mucho brillo”. “Es como una fiesta de día”, asegura su pareja y socio en esta aventura. Piezas básicas, gabardinas, vestidos, americanas y pantalones y superposiciones donde el brillo lo dan las lentejuelas, los metalizados y hay degradados en verde y anaranjados que recuerdan a las auroras boreales. “De momento estamos vendiendo ‘on line’, pero nos gustaría, si todo va bien, abrir una tienda. 

El desastre del Mar de Aral

Sonia Carrasco sí es un nombre a retener. En su segundo desfile a la 080, demostró que su compromiso con el medio ambiente va muy en serio y que lo comercial no tiene por qué está reñido con el buen diseño. “Todos los tejidos que has visto son reciclados: cashemir, lana, poliéster a partir de botellas de plástico, los botones son de papel reciclado, hasta las cremalleras que les he puesto a las faldas en la parte frontal son recicladas también y reciclables…”. 

Un modelo de Esaú Yori. / EFE

Una presentación con siluetas bien logradas, alternando los colores lisos como el azul petróleo y los crudos y grises con los estampados de cuadros, jugando con mangas anchas. Ropa para quien quiera llevarla sin seguir el calendario de la moda ni las tendencias con el fin de alargar la vida útil de las prendas y evitar la sobreproducción.

“Esta colección marca el camino que vamos a seguir, para una mujer más madura y concienciada en lo que compra, que sabe que ninguno de los tejidos que utilizamos es convencional. El título son unos números, el de las coordenadas del Mar de Aral, en Kazajistán. Un desastre en toda regla. El motivo de su regresión se debe, en parte, al cultivo del algodón, así que es un pequeño acto de justicia”. Sonia Carrasco está vendiendo actualmente en seis tiendas en Japón y esperan acabar este año con el doble. “En Europa todo es venta ‘on line’, pero tenemos muchas esperanzas puestas en este desfile”

Sastrería masculina para mujer

Unas de las mejores propuestas vistas hasta ahora es la de Esaú Yori. “Está vistiendo a Gigi Hadid pero para triunfar ha tenido que irse a China”. Así resumía una espectadora del desfile el devenir de este joven de Lima (Perú), que estuvo en Barcelona y acabó levantando su firma en Guangzhou. “Mi padre es mitad japonés, mitad peruano y de ahí mi conexión asiática. En China he podido crecer como marca. Las marcas estigmatizaron China pero hasta la alta costura se hace en China, para qué engañarnos”.

Txell Miras. / EFE

Esta ha sido su segunda colección en Barcelona, una propuesta para el próximo invierno que es “sastrería masculina aplicada a la mujer”. “No hablo de 'genderless' o sin género porque es algo muy trillado, pero es ropa de hombre para mujer”. Un pase con 36 ‘looks’ en tres colores básicos, azul marino, negro y blanco, también algo de pata de gallo”. Además de las lanas y el cashemere se ha visto también terciopelo de algodón.

Txell Miras demostró las tablas -"ya ni recuerdo las veces que desfilo"- con una colección agrupada en bloques de color, muy bien acabada. "Es una colección muy basada en el color y en las combinaciones de color, yo que era de negro, blanco y gris. 'Siluetas de corte vanguardista con su sello marca de la casa -no en vano tiene marca propia desde el 2004-. "Podemos estar satisfechos porque nos va bien y en todo este tiempo nos hemos ido afianzando. Hemos visto a mucha gente muy buena quedarse por el camino así que poder dedicarte a lo que te gusta y vivir de ello es un gran logro", explicaba. En primera fila de su desfile estuvo el 'president' del Parlament, Roger Torrent. 

Esaú Yori. / AFP

Todo eso en una jornada que cerró Boris Bidjan Saberi, diseñador persa alemán afincado en Barcelona. Y en la que Mango, el auténtico gigante textil catalán, que había desfilado en la 080 en el pasado, anunciaba que el 100% del algodón utilizado en sus prendas será de origen sostenible antes del 2025.

Temas Pasarela 080