25 oct 2020

Ir a contenido

REENCUENTRO EN CALIFORNIA

A$AP Rocky asiste con Kendall Jenner al servicio dominical de Kanye West

El rapero intercedió ante Trump para ayudar a la liberación de su amigo, que fue liberado tras pasar un mes en prisión en Suecia por agredir a un refugiado que lo acosaba

El Periódico

A$AP Rocky, su ex Kendall Jenney y Kanye West.

A$AP Rocky, su ex Kendall Jenney y Kanye West.

Es de bien nacido ser agradecido. El rapero A$AP Rocky ha cumplido a rajatabla el refranero, y una de las primeras cosas que ha hecho al regresar a Los Ángeles, tras ser excarcelado este fin de semana después de pasar un mes bajo custodia en una cárcel de Suecia por agredir a un refugiado que lo acosaba, es ir ver a sus amigos y darles las gracias por haberle ayudado. El músico de Harlem, cuyo nombre real es Rakim Mayers, ha asistido al servicio dominical de Kanye West y allí se ha reencontrado también con Kendall Jenner, con quien tuvo un breve romance hace dos años.

Kendall ASAP Rocky and more at the Sunday's Service today

Una publicación compartida de  was kendallxharry account (@kendallxonly) el 

Con la ayuda de Trump

West y su mujer, Kim Kardashian, fueron algunos de los famosos que intercedieron ante Donald Trump para liberar al rapero. Gracias a su amistad, el presidente de EEUU se tomó el caso muy en serio y llamó personalmente al primer ministro sueco, Stefan Löfven, para que Mayers recibiera un "trato justo". Tales declaraciones pusieron los pelos de punta a la diplomacia sueca, que tuvo que recordarle al mandatario norteamericano que en su país rige la separación de poderes y la independencia judicial. 

Sea como fuere, el pasado viernes, tras una sesión maratoniana de 10 horas y de declararse inocente, la Justicia sueca liberó a A$AP Rocky, a la espera de que se dictamine su sentencia, el próximo 14 de agosto. El fiscal pidió para los acusados seis meses de prisión por agresión en grado normal con agravante de desconsideración, ser tres contra uno y usar como arma una botella, una pena que debe ser algo mayor para Mayers por haber tirado al suelo y pisado a la víctima. Aunque dentro de 10 días el rapero tendrá que regresar ante el juez, mientras disfruta de la libertad en su casa de Los Ángeles, adonde aterrizó el sábado por la mañana en su 'jet' privado, con una sonrisa de oreja a oreja.

En una nota en Instagram dio las gracias a amigos y fans por el apoyo recibido: "“Gracias desde el fondo de mi corazón a todos mis fanáticos, amigos y cualquier persona en todo el mundo que me apoyó durante estas últimas semanas. No puedo comenzar a describir lo agradecido que estoy por todos ustedes ”, escribió. “Esta ha sido una experiencia muy difícil y humillante. Quiero agradecer a la corte por permitirme a mí, Bladi y Thoto regresar a nuestra familia y amigos. Gracias de nuevo por todo el amor y el apoyo ".