Ir a contenido

DOS DÍAS DE FESTEJOS

Marta Ortega y Carlos Torretta: boda a la vista

La hija de Amancio Ortega y el hijo del diseñador argentino Roberto Torretta se casan en A Coruña el 16 de noviembre

El Periódico

Marta Ortega y Carlos Torretta, en un desfile. / EFE / CARMEN MARTÍN

Marta Ortega y Carlos Torretta, en un desfile.
El fundador de Inditex Amancio Ortega y su hija, en el hipódromo de Casas Novas, el pasado julio.

/

Este otoño tenemos boda a la vista. Y de las importantes. Se casa de nuevo la hija de Amancio Ortega, la heredera del fundador de Inditex. Y lo hace en su Galicia natal con su pareja Carlos Torretta, el hijo del disañador argentino Roberto Torretta, de 34 años, igual que ella.

Poco a poco se van conociendo más detalles del enlace. Será en la tarde del viernes 16 de noviembre en la casa familiar de los Ortega, un edicio de cuatro plantas situado en el Paseo de la Dársena, en la llamada milla de oro de A Coruña, uno de esas viviendas acristalados frente al mar que aparecen en las postales de la ciudad. Será una ceremonia civil solo ante la familia directa. Es de suponer que un papel especial en la ceremonia lo tendrá Amancio, el hijo de 5 años que Marta tuvo con su exmarido el jinete asturiano Sergio Álvarez.

Después, a pocos metros del edificio, se celebrará un cóctel y una cena posterior en el Real Club Náutico, un edificio que data de la primera mitad del siglo XX y que se encuentra en uno de los enclaves más exclusivos de la ciudad. El club se cerrará al público para la ocasión, como se ha informado ya a los socios. Amancio Ortega es uno de ellos y pagará por el alquiler ese día unos 28.000 euros, lo que no le vendrá nada mal a las maltrechas cuentas de la entidad. Allí acudirán unos 400 invitados.

Ya el sábado se celebrará una fiesta nocturna en el centro hípico familiar de Casas Novas, en Arteixo, donde se encuentra el corazón fabríl del grupo Inditex y donde la hija del hombre más rico de España y una de las grandes fortunas mundiales, propietario de la mayor cartera inmobiliario de Europa, ha dado rienda suelta a su pasión por los caballos.

Tras el matrimonio fallido –no duró más de dos años– de Marta Ortega y Sergio Álvarez Moya mucha gente se soprendió cuando el pasado marzo se anunció el compromiso de esta boda, Ese día él le regaló a Marta un anillo de oro blanco y diamantes y ella a él un impresionante reloj. 

En estos años de discreta relación parece que el joven licenciado en Comunicación y Bellas Artes por la Universidad de Pace, en Nueva York, y 'exbroker' de modelos le ha ayudado a borrar los malos momentos. Y ambos comparten además su dedicación a la moda y se les ha podido ver en numerosos desfiles, en Madrid, París o Nueva York. 

En el barrio de Salamanca

Hasta que conoció a Marta hace dos años en la fiesta del 40º cumpleaños de Eugenia Silva, el novio vivía a caballo entre Estados Unidos y España, pero decidió replantearse su futuro –y su pasado de conquistador– y establecerse en Madrid. Hasta ahora han compartido un lujoso aparatamento en el barrio de Salamanca. Charly, como le llaman sus amigos, a su llegada a la capital, creó West Village Images, dedicada a la explotación de imágenes fotográficas y vídeos.

Por su parte, la hija de Amancio Ortega y de segunda esposa Flora Pérez desempeña su labor profesional en el área comercial de Zara. Se incorporó a Inditex en 2007, tras graduarse en International Business en Londres. En los primeros años tras su incorporación a Inditex llevó a cabo un intenso periodo formativo en diferentes destinos internacionales y áreas de negocio del grupo Inditex. En la actualidad, su responsabilidad profesional está vinculada al diseño y desarrollo de producto en Zara Woman. También trabaja activamente en la Fundación Amancio Ortega.

Hay expectación por ver el vestido nupcial de Marta, que igual viste prendas de Zara –que se agotan enseguida en cuanto aparece en alguna revista– que prendas de alta costura. Aunque el secreto mejor guardado seguramente será el acuerdo prenupcial de la pareja para preservar el patrimonio económico de Marta Ortega.