Ir a contenido

De sintecho a modelo de revista

Vítor Leitão vivía sin más recursos que la caridad hasta que un golpe de suerte cambió radicalmente su vida

Mireya Roca

Vítor Leitão vivía sin más recursos que la caridad hasta que un golpe de suerte cambió radicalmente su vida. 

Vítor Leitão vivía sin más recursos que la caridad hasta que un golpe de suerte cambió radicalmente su vida. 
Vítor Leitão ha pasado de ser un indigente que deambulaba por las calles de Lisboa a convertirse en modelo.

/

Se llama Vítor Leitão y a sus 69 años ha pasado de ser un sintecho que deambulaba por las calles de Lisboa a convertirse en modelo de revista. Su historia podría inspirar a cualquier guionista porque hace cuatro años este portugués vivía sin más recursos que la caridad hasta que un golpe de suerte cambió radicalmente su vida.

Como cada mañana, ese día salió del centro de acogida para personas sin hogar Santa Casa da Misericordia, donde dormía. Mientras se dirigía a refugiarse en un centro comercial del barrio de Carnide en la capital lusa, se cruzó con Fred Castro, CEO de la agencia Sonder People, que tiene sede en Lisboa y Barcelona, y se fijó en él. “Pensé que tenía una mirada auténtica e interesante, el tipo de mirada que los directores de casting aman. Le pregunté si alguna vez había pensado en rodar anuncios para la televisión y me dijo: ‘No, pero, ¿por qué no?’”, cuenta este ejecutivo. 

Seis meses después, Leitão llamó a Fred para empezar como candidato en la agencia. Lo más curioso, es que por aquel entonces el portugués no había desvelado su condición de indigente. “No quería que mi situación económica y social interfiriesen en esta nueva oportunidad que se abría ante mí. Tenía miedo de no ser seleccionado”, relata él mismo.

Sin embargo, lo que este hombre desconocía era que su historia aumentaría todavía más sus probabilidades de ser elegido, pues el objetivo de la citada agencia es que cualquier persona con carisma pueda hacer lo que hasta ahora solo era accesible a modelos.

Sesión de moda con 'Vogue'

Unas semanas después, Leitão, con su sonrisa perenne y su espesa barba blanca, protagonizó su primer anuncio de televisión para la Federación Portuguesa de Fútbol. Poco después llegaron muchos más, como una campaña de publicidad para los supermercados Lidl y otra para la firma Ponto Verde, en la que hizo de Papa Noel. Ahora espera con impaciencia una sesión de moda para la biblia de la moda, la revista Vogue. 

 “Por cada anuncio me he embolsado entre 500 y 800 euros. Evidentemente, no da para vivir, pero junto a otros pequeños trabajos que hago en el sector de la informática y mi pequeña pensión, me da para ir tirando. Lo más importante es que Sonder People me ha dado esperanza y la oportunidad de volver a creer en mi”, afirma Leitão.

Esta historia demuestra cómo la publicidad está cambiando a pasos agigantados. "A la hora de seleccionar a nuestros candidatos, no nos importa el sexo, la etnia, la religión, la edad, el corte de pelo o la altura. Cualquiera que sea auténtico, que piense que puede inspirar a otros a vivir según sus propias normas, o que sea capaz de vivir como si nadie estuviese mirando, puede llegar a ser protagonista de anuncios de marcas de todo el mundo. Y el ejemplo de Vítor es un fiel reflejo de nuestra filosofía”, comenta el CEO de la empresa.

Casos similares

El caso de Leitão guarda ciertas similitudes con Jeremy Meeks, conocido como el preso más guapo del mundo, pues pasó de cumplir una pena en la cárcel  de California a hacer anuncios para Dolce& Gabbana. Y por si fuera poco recientemente ha sido padre de un niño junto a la heredera de TopShop. 

Otro claro ejemplo de una persona normal que de la noche a la mañana pasó a convertirse en una celebridad es el del joven John Economou, que se hizo famoso en las redes tras ser descubierto por Kendall Jenner en la playa de Venice Beach donde vivía.

0 Comentarios
cargando