Ir a contenido

"LUJO ASEQUIBLE"

Sweet Matitos: "Llevamos la alta costura a pie de calle"

La firma, al frente de los empresarios Francesc Maristany y Matías Jaramillo, debuta en la pasarela 080 con su colección 'Sweet life'

Mireya Roca

Francesc Maristany y Matías Jaramillo, los artífices de Sweet Matitos.

Francesc Maristany y Matías Jaramillo, los artífices de Sweet Matitos.

   

Francesc Maristany, consejero delegado de la compañía logística Grup Met y presidente del Clúster Català de Moda i Tèxtil (MODACC), y su marido, el abogado y empresario Matías Jaramillo, debutan este jueves en la pasarela 080 con su firma para mujer, Sweet Matitos.

¿De dónde viene su pasión por la moda? Empezamos hace 15 años creando el Grup Met International Broker, que gestiona toda la logística que conlleva el mundo de la moda: la distribución, el transporte internacional, las aduanas… A partir de aquí, fuimos ampliando nuestro campo porque muchas empresas nos pedían más servicios, como buscar dónde fabricar. Así creamos Met Fashion Products, que explota la división del producto. El abanico de servicios incluye desde la creación del producto hasta su posicionamiento en la tienda. Por último, hace unos cuatro años abrimos Vitamina C Productions, la compañía de diseño para terceros. Hemos cerrado el 2016 con un movimiento de casi 50 millones de prendas a nivel mundial.

¿En qué momento comenzaron a engendrar su propia colección? Hace mucho tiempo que nos preguntábamos qué faltaba en el sector de la moda. Pensamos que la gente no necesitaba más ropa ni más gente que la vendiera, pero sí que hacía falta transmitir con la moda una forma de entender la vida, unos valores que son muy nuestros.

¿Y qué tipo de valores quieren expresar? Sobre todo, amar las cosas bien hechas. Queremos transmitir emociones, porque la gente hoy va directamente al producto y al precio. La serenidad es otro elemento necesario para tener esa paz y seguridad que todo el mundo necesita. Y a eso hay que añadir la familia, algo que hoy se está perdiendo, así como los orígenes, la honestidad, el compromiso, la amabilidad, la cercanía, la coherencia y la simpatía, porque ahora la gente no sonríe.

¿Cómo han llevado a cabo esta tarea? Una vez tuvimos claro qué valores queríamos transmitir, montamos equipos de producción, de diseño, de márketing , de redes sociales.... Ha sido un proceso lento. Hemos preparado la primera colección, 'Sweet Life' con 34 total 'looks', que presentamos en Barcelona a nivel mundial.

¿El nombre de la firma, Sweet Matitos, de dónde procede? Nuestros amigos nos llaman los Matitos, de Matías y Tito. Y como somos dulces añadimos 'Sweet'. El resultado es un nombre que suena bien en todos los idiomas y que, en definitiva, nos representa a nosotros.

¿Cómo es la mujer Sweet Matitos? Cualquier mujer que comparta nuestros valores forma parte del universo Sweet Matitos. Es cercana, segura y coherente con lo que piensa. Es una persona de verdad, auténtica, que no responde a ninguna edad, puede ser una niña de 18 años y una mujer de 60 o 70.

¿Por qué han posicionado la firma en el segmento ‘premium’? Después de 15 años trabajando en moda, hemos visto que hay un nicho para el lujo asequible. Nuestras prendas y complementos como joyas, zapatos y bolsos van desde los 180 euros hasta los 1.200. La crisis ha cambiado los hábitos de consumo en las personas de un elevado poder adquisitivo.

¿En qué se diferencia su colección respecto a otras? Principalmente, en las calidades, las materias con las que trabajamos y en la sofisticación de nuestro diseño. Hemos ido al pasado para rescatar el presente con prendas icónicas de los años 30, 40 y 50. Hemos creado un trabajo de sastre como los que se hacían antes, pero más personalizado. Cada una de nuestras prendas va numerada como si se tratase de litografías de arte. No hay ninguna prenda que pase de las 400 unidades a nivel mundial.

¿Cómo la definen? Llevamos la alta costura a pie de calle, porque el proceso de cada diseño es de alta costura. La única diferencia es que la producción de la prenda, en vez de ser manual, se realiza a través de una cadena de producción.

Con la controversia que existe en la calle con el problema de las tallas, ¿cómo han resuelto el tallaje? Nosotros hemos realizado un tallaje amplio que va desde la 34 hasta la 48. Hay que tener en cuenta que nos dirigimos también al mercado asiático y al estadounidense. Además, como marca hemos firmado un acuerdo con la Asociación contra la Anorexia y la Bulimia (ACAB) y hemos creado una camiseta para chico y chica como colaboración que se presentará en el desfile del 080 y que se comercializará a partir de este jueves en nuestra web.

¿Cómo y dónde se comercializará la colección? En tiendas multimarca y grande almacenes como Liberty, Harrod’s y Selfridges. Ya hemos cerrado acuerdos con  una decena de mercados como Francia, Italia, Alemania, Inglaterra, Irlanda, Corea, China, México, Colombia...

0 Comentarios
cargando