PARA MITÓMANOS

A subasta los recuerdos de Carrie Fisher y Debbie Reynolds

El hermano de la princesa Leila vende la casa familiar y se desprende de más de mill objetos personales

Debbie Reynolds y su hija Carrie Fisher.

Debbie Reynolds y su hija Carrie Fisher. / AP / CHRIS PIZZELLO

1
Se lee en minutos

El pasado 27 de diciembre fallecía a los 60 años y de un ataque al corazón Carrie Fisher, la inolvidable princesa Leia de la saga 'Star Wars'. Y un día después lo hacía su madre, la veterana actriz Debbie Reynols, protagonista entre otras películas de 'Cantando bajo la lluvia'. Ahora, seis meses después, se anuncia la subasta, el proximo 23 de septiembre, de más de un mil recuerdos personales de ambas. El hermano de Carrie e hijo de Debbie, Todd Fisher, ha puesto también a la venta la mansión en la que las actrices vivieron juntas en Beverly Hills por 18 millones de dólares, algo más de 16 millones de euros. 

Entre los objetos que salen a subasta se encuentra una figura de acción de la princesa Leia de 1978, la silla que utilizó Fisher en el 'set' de rodaje de 'El retorno del Jedi' (1983), el vestido de seda color lavanda que llevó Reynolds en uno de los números musicales de 'Cantando bajo la lluvia' (1952), el escritorio de Carrie Fisher, una figura con luces y sonido que poseía la actriz de C3PO o también una réplica de los zapatos rojos de rubíes de Dorothy, la protagonista de 'El mago de Oz', que eran de Debbie Reynolds, una ávida coleccionista de recuerdos de la época dorada de Hollywood 

OBJETOS DEL HOLLYWOOD DORADO

Noticias relacionadas

“Mi madre y mi hermana eran unas magníficas coleccionistas. Reunieron una alucinante y diversa colección”, asegura en un comunicado Todd Fisher. “El alcance de esta colección rivaliza con muchos museos. Para hacer realidad los deseos de mi madre, hemos decidido compartir parte de su magnífica colección con sus amigos y fans”, añade. 

Una parte de los beneficios se va a destinar a The Thalians, la oenegé fundada por Debbie Reynolds para luchar contra el estigma de las enfermedades mentales, y a la Jed Foundation, organización escogida por Billie Lourd, la hija y también actriz, de Carrie Fisher.