05 abr 2020

Ir a contenido

ESTA SEMANA, SU HISTORIA EN 'INTERVIÚ'

Jimena y Shaza: una historia de amor prohibido

Las jóvenes huyeron de Dubái y pasaron tres días detenidas en una prisión turca

Jimena y Shaza vestidas de novia en una de las imágenes que ofrece Interviú.

Jimena y Shaza vestidas de novia en una de las imágenes que ofrece Interviú. / INTERVIÚ

Jimena Rico, española, y su pareja, Shaza Ismail, de nacionalidad egipcia, pasaron tres días detenidas e incomunicadas en Estambul. ¿Su delito? Quererse. La llegada a la ciudad turca se produjo durante la huida de las dos jóvenes desde Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos, por las amenazas del padre de Shaza, que no acepta la relación homosexual de su hija. Hoy están seguras en España y planean casarse pronto.

La pareja cuenta su azarosa historia en la revista 'Interviú', que sale a la venta este lunes y de la que son portada. Su pesadilla comenzó el pasado 14 de abril, cuando el padre de Shaza las engañó y les dijo que la madre de la joven estaba muy enferma. En ese momento, la pareja, que residía en Londres, viajaron hasta Dubái, pero lo que se encontraron fue un panorama muy distinto: supuestas amenazas de muerte del padre de Shaza y una denuncia ante las autoridades del país.

HUYERON A GEORGIA

Jimena, de 28 años, y Shaza, de 21, intentaron entonces volar desde Dubái a Londres, en un vuelo con escala en Tiflis, la capital de Georgia. Allí fueron interceptadas por el padre de Shaza, junto a una abogada, para impedir que su hija cogiera el avión. Se produjo un altercado pero las dos jóvenes lograron escapar y cruzar a pie la frontera hacia Turquía, donde tomaron un autobús hasta Samsun. Allí la policía turca las detuvo al entrar supuestamente sin documentación en el país.

Tras 12 horas de arresto quedaron en libertad y viajaron en autobús hasta Estambul, donde fueron detenidas de nuevo por la policía turca y llevadas a un centro de deportación en el que pasaron tres días. Jimena ha desmentido que entraran en Turquía indocumentadas. El padre de Shaza les había quitado los pasaportes, pero los recuperaron. Ambas tramitaron un visado 'on line' para acceder al país, así que su situación era supuestamente legal.

HUMILLADAS EN TURQUÍA

A partir de ese momento, su relato se llena de imprecisiones ante la dificultad de poder contarlo todo, por consejo de su abogada. Lo que sí cuentan es que fueron objeto de malos tratos en Turquía: las humillaron y escupieron. Además, les hicieron firmar diversos documentos escritos en turco y sin un traductor, así que no saben precisar qué firmaron.

Según explican en la revista 'Interviú', temieron por sus vidas, concretamente cuando un taxista en Turquía se paró para recoger flores y regalárselas. Creyeron que eran para sus funerales, pero la verdadera intención del hombre ue mostrarles compasión. Finalmente, fueron trasladadas a España

Shaza tiene un permiso temporal de estancia en España, pero ya ha solicitado el asilo político por cuestiones ideológicas. El motivo es que la joven no puede regresar a los Emiratos porque allí hay una denuncia contra ella por su orientación sexual. Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, se reunió con ellas hace dos semanas y ya ha pedido públicamente que se acelere el asilo para Shaza.

Ahora, en Málaga, planean su boda. Quieren que sea algo sencillo y lo antes posible. La familia de Shaza le ha enviado mensajes muy duros al enterarse. Su madre ha llegado a amenazarle con suicidarse. Aún así, sus planes siguen adelante.