LA INTÉRPRETE DE LA ETERNA SORNISA

Lina Morgan, la actriz más querida y la más desconocida

La artista y empresaria será recordada como una de las grandes del cine español

Foto de archivo de Lina Morgan en el año 1981. 

Foto de archivo de Lina Morgan en el año 1981.  / TELETODO

Se lee en minutos

Se inspiró en el Pirata Morgan para escoger su nombre artístico y han sido muchos los mares surcados por la actriz Lina Morgan para conseguir, no solo ser una de las más queridas, sino una mujer entregada a su faceta empresarial reservada en su vida personal.

Nacida en 1937, en plena guerra civil en el madrileño barrio de La Latina con el nombre de Ángeles López Segovia, fue la cuarta de cinco hermanos y, con tan solo 11 años, comenzó a estudiar baile clásico español. Unos estudios que vaticinaban lo que más tarde sería esta actriz de eterna sonrisa: una bailarina que usó sus dotes para hacer reír con sus piernas.

Tras llevar a cabo su primera gira en 1949 con la compañía 'Los chavalillos de España', con 16 años ingresó en el coro de una revista del teatro La Latina, del cual fue propietaria años más tarde, de 1985 al 2010.

ROSTRO IMBORRABLE

Pero, hasta llegar a esta etapa, destaca en su carrera la década de los 60 cuando, Morgan, demostrando su tenacidad pasión por el espectáculo, consiguió convertirse en una de las actrices más queridas en España. De esta época son trabajos como 'Las que tienen que servir' (1967), 'Soltera y madre en la vida' (1968) o la sempiterna 'La tonta del bote' (1970).

A finales de los 70 fundó su propia compañía y debutó en el Teatro Barceló, aunque fue algo que la propia actriz reconoció como un "absoluto fracaso", y donde perdió todo lo invertido. Sin abandonar Madrid, de este teatro, (situado en la actual discoteca Pachá de la capital), la intérprete pasó al que ha sido el teatro de sus amores, el de La Latina con la obra 'La marina te llama'.

En la década de los 80, Morgan, junto al que ha sido su manager, su hermano José Luis López, comenzó a vivir algunos de sus mayores éxitos en las tablas con obras como 'Vaya par de gemelas' (1981), con la que batió todos los récords de taquilla, al igual que sucedió con 'El último tranvía', en cartelera hasta 1991, año en el que también estrenó otro de sus éxitos'Celeste no es un color'.

RISA DIFUMINADA

En 1995 la madrileña vivió uno de los momentos más difíciles de su vida con el fallecimiento de su hermano, un hecho del que siempre ha declarado que "nunca superará", y respecto al que Peláez califica como "el declive" de la vida de Lina Morgan. "Ha sido una mujer que se ha sentido muy amada y muy querida con su hermano, su declive empieza cuando desaparece José Luis porque ella se encuentra desasistida", afirma Peláez.

Su paso por televisión se remontan a 1967 cuando empieza a compartir series con Juanito Navarro, aunque en la pequeña pantalla Morgan despuntó con 'Hostal Royal Manzanares' (1996).

CELOSA DE SU PRIVACIDAD

Lina Morgan ha sido muy celosa de su vida personal y nada ha sido lo que ha trascendido de lo que la actriz empresaria vivía fuera de los escenarios. Por eso no se trata de una persona que haya ocupado portadas de revistas de corazón ni acaparado momentos en programas de crónica social. Y es que, Morgan no se ha prodigado en medios de comunicación, ni siquiera cuando la reclamó Concha Velasco en su etapa de 'Cine de Barrio', y ella salió airosa diciendo que "era muy tímida".

Noticias relacionadas

Precisamente Velasco y Amparo Rivelles han sido las grandes amigas de Morgan, siendo Rivelles su "compañera de cartas", como apunta Peláez, en los últimos años de la actriz, que falleció este mismo año. Lo que sí ha sido relevante de su vida personal, ha sido su lado solidario como cuando en diferentes años se convirtió en el paje especial de los Reyes Magos de Oriente para la oenegé 'Mensajeros de la Paz', de quien es madrina.

Entre los premios que reconocieron su carrera trayectoria destacan el premio Miguel Mihura a la mejor actriz (1982), la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (1984) o el último en recibir, la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid (2010).