Ir a contenido

Daniel Riera: "¡Una vez me miró a los ojos Anna Wintour!"

El fotógrafo de Olot acaba de recibir el premio de la escuela Felicidad Duce por su trayectoria en la moda

SARA ANDRADE / Barcelona

Daniel Riera, fotografiado en Berlín por John Dickey. 

Daniel Riera, fotografiado en Berlín por John Dickey.  / JOHN DICKEY

Desde los años 90 lleva dedicándose a su pasión, la fotografía. Nacido en Olot, aventurero y viajero de profesión, Daniel Riera ha trabajado para las más prestigiosas marcas y revistas de moda del mundo, como 'Vogue', 'GQ', 'Fantastic Man', 'Vanity Fair', 'Loewe', 'Cos', entre muchas otras. El 26 de mayo del 2014 recogió el premio a su trayectoria como fotógrafo en la 14ª edición que otorga la Escuela Superior de Diseño Felicidad Duce de Barcelona. Dedicado en cuerpo y alma a su trabajo, considerado obra de arte, Daniel destaca necesidad de 'disparar' dejando lugar al azar, para que sea la fotografía la que le sorprenda.

- ¿Cómo te ha sentado el premio de Felicidad Duce? 
- Fue muy inesperado porque la fotografía la veo como algo de largo recorrido y me siento casi como si estuviera empezando, aunque lleve años. Pero muy agradecido, todo el mundo fue muy cariñoso y cordial.

- ¿Por qué te decidiste por la fotografía? 
- De siempre me interesó mucho el cine, y empecé haciendo cortometrajes, luego estudié Bellas Artes porque dibujar se me daba bien, aunque fue finalmente con la fotografía donde me sentí muy cómodo y vi que había un mundo por descubrir. Me atrajo ese punto de misterio y de azar del medio fotográfico.

- ¿Cómo es el día a día de un fotógrafo de moda? 
-Trabajo, trabajo y más trabajo. Bastante intenso porque no es solo hacer las fotos, se mezcla el seleccionar lo que acabas de disparar con preparar sesiones futuras y todo eso hace que si quieres no pares nunca. Estoy intentando aprender a gestionar mi tiempo mejor y llevo años diciéndolo.

-Trabajar para revistas como 'Vogue', 'Vanity Fair' o 'Fantastic Man' es lo máximo para un fotógrafo que se dedica esto. ¿Cuál fue el salto más importante?
-Se fue dando de una manera gradual y natural, lo agradezco muchísimo. Cada trabajo preparo el terreno para el siguiente, así que cada paso es importante.

 -Sabemos la versión de las modelos en una sesión de fotos. Pero, ¿cómo se prepara un editorial?
-Es más complejo de lo que la gente se imagina. En mi caso intento aportar mi punto de vista, mi ojo sobre el tema que esté fotografiando. La búsqueda siempre está ahí. Unas veces tiene más que ver con la belleza, otras con experimentación, otras con resolver lo más personalmente posible un encargo comercial. Es un trabajo de equipo en el sentido que hay mucha gente involucrada para un único fin, que haya sintonía o el reto de un choque creativo y se conozca cómo cada uno trabaja, potencia el resultado final.

-¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? 
-Estar en contacto con gente creativa, empezando por los diseñadores, también conocer mundo. Me gusta la variedad de estar un día encima de una montaña en Austria y otro en una ciudad como Los Ángeles. Un día fotografiando un paisaje y otro a un actor, un palacio o un zapato. ¡Todo puede ser interesante! Disfrutar es importante.

-¿Qué es lo más importante para ti en una sesión de fotos? 
-Me gusta que todo el mundo esté a gusto, no creo que el estrés o la mala educación mejore una sesión de fotos. Ya la vida es suficientemente compleja como para complicarla más.

-¿En la moda se retoca mucho más que en fotoperiodismo, o no? 
-En la moda creo que conviven varias tendencias al mismo tiempo, aunque en mi caso siempre he preferido el mínimo retoque.  

-¿Cuál es la foto de la que te sientes más orgulloso o a la que tienes más cariño? 
-Sería difícil decirte solo una, pero todas las sesiones con Jodie Barnes, con Spastor, con Óscar Visitación.  

-Trabajas como 'freelance'. ¿En este sentido está tan denostada la profesión como ocurre con el fotoperiodismo?
-Miro de poner la atención en lo bueno que tiene el medio y en que me siga emocionando, sigo comprando revistas y sigo encontrando trabajos maravillosos de gente que empuja los límites de la fotografía y la moda en general. Eso me interesa. Hay que ser selectivo.

-¿Está bien pagado?  
-Si, aunque la prioridad nunca la haya puesto en el dinero.

-¿Qué tipo de cámara utilizas? 
-Tengo varias cámaras, desde una Contax, una Pentax, varias Hasselblad, una Leica, varias Canon, varias Nikon, etcétera. Cada una aporta algo diferente, pero al final lo que se comunica es más importante que con qué cámara está hecha. La técnica está para superarla y profundizar en otras cosas. 

-Muchos pensarán que echar una fotografía es solo hacer un 'clic'. ¿Cómo consigues buenas fotos?  
-Dejando un margen para el azar, para dejar que pasen las cosas y te sigas sorprendiendo a ti mismo con el resultado. Esto no es como las matemáticas, ni es solo técnica, hay que ser flexible con todo lo que te vas encontrando, con cada situación.

-¿Has trabajado con Anna Wintour?  
-No, solo me la he cruzado varias veces. ¡Una vez me miró a los ojos!