De Niro hinca el diente a Barcelona

El actor lleva meses negociando abrir un Bar Mut en Nueva York

Kim Díaz, dueño del Bar Mut, con De Niro y un cliente del local, en el 2011.

Kim Díaz, dueño del Bar Mut, con De Niro y un cliente del local, en el 2011. / ANDREA BOSCH

1
Se lee en minutos
FERRAN IMEDIO / Barcelona

Todo comenzó en febrero de hace dos años, con lo que iba a ser una cena en un restaurante de prestigio deBarcelona y acabó en un chasco.Robert de Niro pidió la carta y cuando elcamarero se la dio con una mano, con la otra, clic, le hizo una foto con el móvil. Toro salvaje lo vio, se levantó de la mesa y se largó de ahí. "Llévame a algún lugar donde coma la gente de Barcelona, donde tú irías, donde te sientas como en casa", le pidió al chófer. Y ahí comenzó una historia de película que aún no tiene final y cuyos protagonistas son el intérprete y el dueño delBar Mut,Kim Díaz.

Noticias relacionadas

"Estábamos temblando", recuerda Kim Díaz, amigo delchófer,que le había avisado minutos antes de la visita delactor,que estaba rodando'Red lights' en la ciudad. Cuando apareció, nadie le importunó con fotos, nadie le pidió un autógrafo. Probó embutidos y quesos. Durante las siguientes tres semanas, comió o cenó allí cada día. "Pasé del 'Hola, señor De Niro' a llamarle Bob. El actor se  fue de Barcelona con un negocio entre ceja y ceja:  lleva meses negociando abrir un Bar Mut en Nueva York.

>> Lea la información completa deDe Niro hinca el diente a Barcelona en e-Periódico.