Ir a contenido

EL CLON DEL HUMORISTA FALLECIDO ES UN DESCONOCIDO QUE QUIERE MANTENERSE EN EL ANONIMATO

Un hijo de Eugenio resucita a su padre con un imitador

MARTA CERVERA
BARCELONA

Reugenio, así se hace llamar el actor que imita al humorista Eugenio, fallecido hace ocho años. El clon fue presentado en sociedad el jueves. Tras la operación para hacer resucitar al famoso artista que contaba chistes muy serio y siempre vestido de negro se halla el hijo mayor de Eugenio, Gerard Jofra. Él es el único que, por ahora, habla con la prensa de esta singular reencarnación. El actor protagonista se mantiene en la silenciosa sombra.

«Intentaremos mantener su anonimato. A él no le interesa darse a conocer sino recuperar la esencia de Eugenio, esa manera simple y directa que tenía de subir al escenario y explicar chistes», comenta Jofra, de 40 años. Solo da algunas pistas sobre esta inquietante reencarnación del recordado humorista: es de los «Països Catalans», de joven tocaba en un grupo musical y como actor ha hecho poca cosa. Desde luego, el papel de Eugenio lo borda, como demostró en su debut en la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de Barcelona. Imita su voz y sus gestos, se ha dejado crecer la barba y el pelo para calcarlos. Y, claro, viste con la misma ropa negra del fallecido.

LA MISMA CAMISA Y LA MISMA CRUZ // La camisa que lleva en las actuaciones perteneció al humorista, como la gran cruz de oro colgada al cuello. «Estamos haciendo una copia idéntica», indica Jofra, que había acompañado a su padre durante los últimos 15 años de su carrera y ahora gestiona la empresa de representación de artistas Saben aquel que diu... S.L.

Cuenta Jofra que toda esta historia surgió a raíz de una llamada que recibió hace cinco meses de un fan de Eugenio que tenía todos sus casetes. «Él quería recuperar su figura y yo pensé que podría rendir un homenaje a mi padre cuando se cumplen 40 años de su debut escénico». Eugenio empezó a asomarse al mundo del espectáculo junto a su primera esposa, Conchita Alcaide. Ella cantaba y él tocaba la guitarra. «En casa, la artista era ella. Fue mi madre quien le empujó a actuar porque mi padre era más bien tímido y reservado», recuerda Jofra, a quien no parece darle ningún yuyu esta curiosa exhumación de su progenitor. Y asegura que su hermano menor, Ivens, de 38 años, y su hermanastro, Eugeni, de 25, no se oponen a esta extraña resurrección. No entra en detalles del filón que puede suponer si el público conecta con Reugenio.

Como siempre, la última palabra la tiene el espectador. En el mundo de la música las bandas clones funcionan desde hace años ¿Pasará igual en el humor?