22 feb 2020

Ir a contenido

Britney Spears presenta una demanda de divorcio contra Kevin Federline

Nueva imagen y nueva vida. Si el lunes por la noche sorprendió a la audiencia americana en un programa de la CBS con un ajustado vestido negro y con la rubia melena de siempre, ayer la cantante Britney Spears hizo lo propio al presentar, ante un tribunal de Los Ángeles, una demanda de divorcio alegando "diferencias irreconciliables" con su marido, el bailarín convertido a cantante de rap Kevin Federline.

En la demanda, con fecha de 6 de noviembre, la cantante solicita la custodia de sus dos hijos: Sean Preston, de un año, y Jayden James, de dos meses. Y para ello cuenta con la abogada Laura Wasser, que ya ha asesorado a celebridades como Angelina Jolie y Kiefer Sutherland en mal de amores. Hace poco, los recién separados Reese Witherspoon y Ryan Phillippe solicitaron los servicios de esta letrada, pero esta se negó por motivos personales.

Federline, de 28 años, se encuentra actualmente promocionando su último disco y viajó ayer desde Toronto a Chicago para continuar con el tour. El futuro exmarido de la Spears, que hace poco confesó en una entrevista que enamorarse de la diva fue toda una sorpresa en su vida, estuvo comprando ropa para sus hijos en Canadá. Además de ser el padre de Sean Preston y Jayden James, Federline, de 28 años, tiene otros dos hijos de una relación anterior con la actriz Shar Jackson: una niña de 4 años y un niño de 10. "Sabía con certeza que iba a tener uno o dos niños. Nunca pensé que tendría cuatro", explicó.

Spears y el exbailarín se conocieron en el 2004 en una discoteca de Hollywood. El 18 de septiembre, una semana después de que naciera su segundo hijo en un hospital de Los Ángeles, cumplieron dos años de casados. La imagen de la cantante, deteriorada por haber estado embarazada casi dos años, ha sido muy criticada durante los últimos meses. Ahora la lolita que se convirtió en ídolo juvenil con su Baby one more time vuelve a ser la que era: rubia, delgada y soltera.