Ir a contenido

Comer con las manos sienta mejor

La Real se suma al 'boom' de las hamburguesas gurmet

ALBERTO GONZÁLEZ / Barcelona

Hamburguesa con carne de buey, patatas paja, huevo frito y ketchup de piquillos.

Hamburguesa con carne de buey, patatas paja, huevo frito y ketchup de piquillos.
Patatas al aroma de trufa, con crema caliente de parmesano.
Uno de los hot dogs de La Real.
Imagen del interior del establecimiento.

/

Con dos meses de vida, tener un cinco (sobre cinco) en TripAdvisor es, cuanto menos, una buena carta de presentación. Y más tratándose de una hamburguesería gurmet, una categoría donde la competencia es sustancial –al menos en Barcelona–, dada la proliferación que ha experimentado en los últimos años. Son muchos los establecimientos que se han propuesto quitarle a las hamburguesas el sambenito de fast food. Y casi lo han logrado.

La Real Hamburguesería (València, 285) cumple nuevamente con el tópico de que menos es más. Un local, de entrada, pequeñito, aunque bien aprovechado (con capacidad para 44 comensales, más otros cuatro en la terraza), donde se dispensa un trato personal y agradable. Una carta, por otro lado, también suscinta, algo que sus tres jóvenes socios (de origen venezolano y amigos desde la infancia) se apresuran a justificar: “Pensamos que lo más sensato era optar por pocos platos, pero muy bien trabajados”. Lo que en un principio podría sonar a farol, es cierto. La prueba está en el plato.

Como entrantes, vale la pena pedir unas alitas de pollo o unos nachos. Serán suficientes para demostrar que hasta el plato más sencillo puede sublimarse con cariño y un poco de imaginación. Las primeras se sirven aderezadas con una salsa picante y acompañadas de una salsa azul (la combinación entre ambas es sorprendente); los segundos, con la salsa por separado, para asegurar que el acompañamiento es el suficiente en cada bocado.

Seguidamente, es el turno del plato principal: siete tipos de hamburguesas (hay incluso una vegetariana, elaborada con garbanzos y quinoa) y tres hot dogs. Buen tamaño, combinación de ingredientes, presentación y, por supuesto, calidad de producto (la compra se realiza a diario en el mercado de la Concepció y del Ninot).

Entre los postres, destacan los batidos u otras recetas artesanales (como también lo son las cervezas). La sugerencia de La Real es una galleta gigante con chispas de chocolate, rellena de nutella y con cobertura helado. Engorda solo de leerlo. Pero no hay mejor colofón para estrenar este nuevo establecimiento del Eixample, donde se respira ilusión, pasión y esfuerzo por partes iguales.

0 Comentarios
cargando