EL RIVAL AZULGRANA

El Nápoles pincha y se queda sin liderato antes de visitar al Barça

Insigne y Dzeko marcaron los goles del Nápoles-Inter, y el empate deja el camino libre para que el Milan les adelante y se ponga en cabeza

Osimehn se lamenta tras una ocasión de gol fallida.

Osimehn se lamenta tras una ocasión de gol fallida. / Cesare Abbate / Efe

1
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

El Nápoles pinchó en su deseo de presentarse el jueves ante el Barça con el liderato de la Serie A. Pese a jugar en casa, no pudo derrocar a un sólido Inter, superior en juego. La igualada entre los dos primeros dejó el camino expedito a que hoy el Milan, que recibe al Sampdoria, les adelante y se ponga en cabeza.

No podía reservarse nada Luciano Spalletti ante el aliciente y alineó al once de gala. La desgracia se cobró una víctima en la figura de Matteo Politano con un golpe que le obligó a ser relevado, convirtiéndose al momento en una de las dudas del cuadro italiano para la cita del Camp Nou. El macedonio Elif Elmas puede ser también su sustituto el jueves. 

Lorenzo Insigne transforma el penalti del 1-0 batiendo a Handanovic.

/ Ciro Fusco / Efe

Dzeko, siempre a punto

Noticias relacionadas

El Nápoles especuló con la pronta ventaja que adquirió en un penalti pitado por el VAR tras un pisotón de De Vrij a Osimhen. Dos minutos después lo transformaba Insigne. Ese gol retrasó al cuadro local, que pretendía rematar la noche con algún contraataque. Zielinski remató al poste. El dominio del Inter era estéril, moría antes de poder crear una ocasión. Llegó el descanso sin que los interistas hubieran chutado a portería.

Lo hicieron al minuto de la reaparición. Un sabueso del área como el veterano Edin Dzeko (35 años) cazó un rebote a un fallido cabezazo suyo para fusilar a Ospina sin apenas ángulo. El Nápoles reaccionó más por orgullo que con convicción. Osimehn y Elmas, dispusieron de sendas opciones esporádicas. El Inter mantuvo la iniciativa sin perder nunca de vista el valor del punto que tenía. Tampoco enloqueció el Nápoles por ganar.