GANA EL PSG AL LYON (2-1)

Pochettino incomoda a Messi al sustituirle en su debut en París

  • Leo tuvo una ocasión clara y lanzó una falta al poste en el primer tiempo.

  • No encajó bien el relevo con el empate en el marcador antes que Icardi firmara el 2-1.

Messi se lamenta de una jugada.

Messi se lamenta de una jugada. / Benoit Tessier / Reuters

2
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Reims, Brujas y, finalmente, París. La hinchada del PSG pudo disfrutar de la presencia de Lionel Messi en casa, en el Parque de los Príncipes, en un partido, además, grande: frente al Olympique de Lyon, tradicionalmente uno de los rivales por el título, y multicampeón de Liga antes de que se iniciara el reinado parisino.

Pero el estreno no fue el esperado más allá de que el PSG ganara el partido (2-1) gracias a un gol de Mauro Icardi en el tiempo añadido (m. 93) tras un centro de Kylian Mbappé. Messi no marcó y fue sustituido. Dos noticias en una. Leo dispuso de dos ocasiones en el primer tiempo: una la desbarató el portero con el pie desviando el tiro cruzado. La otra la malogró el poste, en un gran tiro de falta.

Incredulidad por el cambio

Con el 1-1 en el marcador, después de que Neymar hubiera igualado de penalti –forzado y exagerado por él– el gol de Lucas Paquetá, se produjo lo insólito: Mauricio Pochettino retiró a Messi del campo, prescindiendo de uno de sus mejores hombres para buscar la remontada. La cara de Messi era un poema tras el cambio por Hakimi, el lateral derecho. No está acostumbrado a ser relevado y menos con el marcador incierto. El éxito se lo apuntó otro argentino, Icardi, condenado a ser suplente.

Donnarumma debuta

No fue Messi la única aparición sonada. Sí fue la mayor, por la dimensión futbolística del exazulgrana. Debutó Gianluigi Donnarumma que, finalmente, apartó a Keylor Navas de los tres palos, en un relevo esperado.

Noticias relacionadas

Pochettino practicó cinco cambios del once que decepcionó en Brujas, donde fue incapaz de ganar pese al estreno mundial de su inigualable tripleta. Anoche ya era un cuarteto con la incorporación de Ángel Di María, que ejerció de extremo derecho, centrando la posición de Messi, por detrás de Mbappé (recuperado de su lesión en Bélgica), con Neymar ubicado en la izquierda.

El Brujas no se acomplejó el miércoles ni tampoco el Lyon ayer, que dispuso de las primeras ocasiones antes de que se disipara la humareda de las bengalas con que se celebró el regreso del equipo. Luego se celebró la victoria.

Temas

PSG Neymar Messi