OPERACIONES DISCUTIBLES

El Real Madrid siguió con las pruebas a menores extranjeros a pesar de la sanción FIFA

Según publica InfoLibre, uno de los padres puso una reclamación en 2018 por denegarle el examen a su hijo y que otros no lo hicieran

Florentino Pérez, presidente del Madrid.

Florentino Pérez, presidente del Madrid.

Se lee en minutos
Marc Escolà

Los fichajes de menores siguen polemizando el fútbol mundial. El portal InfoLibre ha accedido a unos documentos de Football Leaks que certifican que el Real Madrid continuó haciendo pruebas a menores extranjeros en 2018, justo dos años después de ser sancionado por la FIFA.

El padre de uno de los niños que tenían que pasar el examen, de origen venezolano y residente en Florida, interpuso una hoja de reclamaciones el día 20 de mayo de 2018, cuando supo que le habían denegado las pruebas a su hijo de 7 años. Ese día también habían sido citados 10 niños extranjeros en las instalaciones de Valdebebas.

El club blanco era consciente de ello y así lo confirmó en un correo Javier López, responsable de los servicios jurídicos del Madrid: “Pese a que hay una instrucción clara del club, lo cierto es que lo estamos haciendo”, se puede leer en el correo al que ha accedido InfoLibre.

El club dio marcha atrás al darse cuenta de la gravedad de la situación y rechazó un acuerdo con la Universidad del Deporte de Pekín para entrenar a 200 menores chinos en Madrid. "Es increíble. Este es un tema gravísimo", comentaba Jose Ángel Sánchez, director general de entonces, en otra conversación con Javier López.

Noticias relacionadas

CR7, blindado ante Hacienda

Esta semana también salieron a la luz unas cartas que firmó Cristiano Ronaldo con el Real Madrid, que eximían al portugués de las actuaciones de Hacienda. Estos contratos le garantizaban un salario neto independientemente de las tributaciones que correspondieran. Gareth Bale también pidió una cláusula de "indemnidad fiscal general" en su contrato y, aunque los blancos no accedieron, blindaron los pagos a su agente Jonathan Barnett en otra carta.