Son las 3.36 de la noche y me levanto para ir al baño. Al cruzar la habitación me veo reflejado en el cristal de la ventana. Vulnerabilidad, miedo, lucha y amor incondicional. Mezcla de sensaciones difíciles de describir .

El covid en primera persona, por Àngel García

ÀNGEL GARCÍA