Los jóvenes llevan cerca de dos meses malviviendo en este hogar más que insalubre. Lamentan la falta de ayudas de los vecinos, y las administraciones, y desean poder salir del Segrià. Necesitamos poder comprar un billete de autobús, imploran.

El confinamiento imposible de los temporeros de Lleida

JORDI V. POU