Varios voluntarios se ofrecen ante el Casal de joves de Lleida para dar de comer a los migrantes sin trabajo.

El drama de los temporeros de Lleida, en imágenes

FERRAN NADEU