Convocatoria abierta

Trabajo en la Antártida: se ofrecen 2.000 euros al mes por contar pingüinos

  • Cada año se presentan centenares de solicitudes para hacerse cargo de la base antártica conocida como 'Penguin Post Office'

Trabajo en la Antártida: se ofrecen 2.000 euros al mes por contar pingüinos
2
Se lee en minutos
El Periódico

El Fondo de Patrimonio Antártico del Reino Unido, una organización sin ánimo de lucro que trata de preservar las bases británicas en la Antártida, busca personal para gestionar la oficina de correos más remota del mundo, situada desde 1944 en Port Lockroy, un pequeño puerto en frente de la península Antártica.

Tras más de dos años sin recibir visitantes por culpa de la pandemia, la popularmente conocida como 'Oficina de correos de pingüinos', convertida también en museo y tienda de recuerdos, se encuentra preparando el equipo que se hará cargo de la oficina durante cinco largos meses. Y para ello han publicado una oferta de empleo.

Una oferta sin igual

La oportunidad laboral es suculenta. Tal y como indican las primeras líneas de la convocatoria, ningún otro trabajo te permite poder despertar con las privilegiadas vistas de las montañas nevadas de la Antártida y de los pingüinos caminando lentamente sobre el hielo. Por ello, cada temporada la organización recibe centenares de solicitudes para acceder al puesto. Para la convocatoria de este año, que termina el 25 de abril, los sueldos ofrecidos rondan los 2.000 euros mensuales durante los cinco meses de estancia y cualquier persona con permiso de trabajo en el Reino Unido puede aspirar al puesto.

Pese a que los seleccionados desarrollarán numerosas tareas de mantenimiento y gestión en la oficina de correos, una labor llama la atención por encima del resto: los trabajadores deberán llevar la contabilidad de los pingüinos de la isla. Esto es debido a que una de las funciones de la oficina es monitorizar la fauna salvaje de la región, así como presentar informes sobre el estado de las especies que viven allí.

Duras condiciones de vida

Noticias relacionadas

Pese a que las características de la oferta pueden parecer poco serias en un primer momento, la oficina de la organización benéfica ha advertido que se trata de un puesto de trabajo que presenta varias dificultades. Debido a las condiciones de vida en la Antártida, el personal contratado deberá vivir sin acceso a internet ni a agua corriente. Además, las llamadas telefónicas también son muy limitadas, por lo que el contacto de los empleados con sus familias será mínimo.

La organización también informa que los miembros del equipo comparten habitación y un único baño que no dispone de ducha. De esta manera, las personas del albergue están obligadas a mantener un buen nivel de higiene hasta que lleguen los barcos visitantes que ofrecen sus propias duchas.

Temas

Empleo