29 mar 2020

Ir a contenido

Visto en Twitter

Utiliza las camisas de su marido fallecido para hacer cojines para sus nietos

Una joven emociona a miles de personas al compartir la forma de recordar a su abuelo

Decenas de usuarios se vieron identificados y compartieron los objetos con los que sienten a sus seres queridos más presentes

María Aragón

Utiliza las camisas de su marido fallecido para hacer cojines para sus nietos

Las historias de abuelos en redes sociales tienen un impacto emotivo en los usuarios. Hemos visto cómo se han viralizado cartas a sus nietos, vídeos donde muestran momentos de lucidez o relatos para recordar que no están para siempre, para aprovechar los momentos con ellos. 

El último caso que ha emocionado a miles de usuarios es el narrado por Jocelyn Hernández, una joven que explica cómo su abuela hizo cojines para los nietos utilizando las camisas que más usaba su marido, ya fallecido. "Hoy hace un año que ya no está con nosotros", decía la joven, que celebraba tener este pequeño recuerdo. 

Otra de sus nietas, Samantha, mostraba dos imágenes en las que se veía a su abuelo con la camisa de cuadros que había recibido de su abuela. 

Las reacciones no tardaron en llegar. La imagen no solo fue compartida por más de 50.000 personas y celebrada por casi 300.000 usuarios en Twitter, sino que se sucedieron las reacciones en las que miles de personas compartían sentimientos. Inmediatamente, hubo quien recordó a los suyos. 

También se mostraron casos similares, viendo que no es un hecho aislado. Varias personas comentaron que en su familia también hicieron cojines tomando como base las camisas, aunque también hay otros ejemplos como peluches. En cualquier caso, la idea de la abuela de Jocelyn no parece única

En general, las reacciones fueron positivas. En ellas, mostraban todo el respeto por su familia y el cariño que le tenían, también mostrando cierta compasión e incluso un reconocimiento en paralelo. La mayoría daba las gracias por compartir su historia.

Aunque dentro de la emoción, también hubo lugar para el escepticismo.