Ir a contenido

INICIATIVA FEMINISTA INSÓLITA

Una baraja rompe tabús y transforma palos en copas menstruales y vibradores

Una joven ilustradora gallega comercializa naipes rupturistas

Lorena Rodríguez de la Torre / Efe

Antía Alberte muestra la baraja de cartas que ha diseñado, con copas menstruales en vez de copas y vibradores en vez de bastos.

Antía Alberte muestra la baraja de cartas que ha diseñado, con copas menstruales en vez de copas y vibradores en vez de bastos. / EFE / BRAIS LORENZO

Hay una baraja de cartas éxito de ventas que es de todo menos discreta, en palabras de su propia creadora, la ilustradora Antía Alberte, que la confeccionó desde un prisma feminista, por lo que las copas son menstruales y los bastos adoptan forma de consoladores.

"Todo comenzó durante un voluntariado en el Parque Natural del Xurés cuando vi a unas personas jugando a las cartas. Como yo uso la copa menstrual, pensé que podía hacer una baraja distinta, feminista, y al ver el as de copas pensé inmediatamente en una copa menstrual", comenta esta joven ilustradora.

La depilación y la menstruación

A partir de ahí decidió ponerle el nombre de 'La chica de la Pisa', "un personaje primigenio, que surgió en el 2016, a raíz de un proceso depresivo, donde descubrí que sabía dibujar, con 20 o 21 años", en un intento de "normalizar" aspectos cotidianos de su vida y de la de otras mujeres, como por ejemplo la depilación. "Es una batalla que también tengo yo, buscaba un personaje no normativo y yo soy una mujer no normativa", asegura.

El resultado de esa labor de agudizar el ingenio es una baraja de 48 cartas donde predomina el color rojo, para simbolizar la fuerza y el coraje; combinado con el gris y el negro, que, en palabras de la autora, es "de todo menos discreta", remarca.

Las copas son copas menstruales; las espadas, cuchillas de afeitar; los bastos, dildos, y los oros, pizzas. / BRAIS LORENZO / EFE

No en vano, sustituye los tradicionales palos de la baraja por copas menstruales (copas), cuchillas de afeitar (espadas) y los dildos (los bastos), mientras que los oros son simplemente "pizzas". Todo para "normalizar a través del humor" temas, hasta ahora tabús, "como la menstruación".

Pese a las similitudes que guarda ella misma con el personaje, "que obviamente se inspira en mí", la ilustradora señala que con el paso del tiempo 'La chica de la pisa' ha ido cobrando vida propia e incluso cuenta ya con "anécdotas que a mí no me han pasado", al dejar espacio para otras inquietudes, como el uso del gallego, sus orígenes y, también, el entorno natural que la rodea o la depresión.

Éxito de ventas

El éxito no se ha hecho esperar y la ilustradora ha tenido que hacer una segunda remesa después de que la primera tirada de 70 barajas se agotase a las pocas semanas de ponerlas a la venta, ante la gran cantidad de encargos recibidos. "Parte del dinero que gané trabajando en verano lo invertí en la baraja y la verdad es que se vendieron todas, muchas de ellas por encargo. En ese momento, vi que podía hacer más tirada e hice una segunda remesa, de 80 barajas", explica Alberte.

En la actualidad, el conjunto de 48 cartas ilustradas se puede adquirir en la galería Basquiart, también en la tienda EnOu, de la Plaza Mayor, en la ciudad de Ourense, e, igualmente, en el bar cultural A Recoveira, en Ribeira, por un precio de 12 euros.

De su acogida, la autora confiesa que se encuentra un poco de todo, desde personas que piensan que es "todo humor" o que se muestran "desconcertadas", a otras que "comprenden perfectamente su significado" gracias a que "ahora está aflorando el tema del feminismo". En un caso u otro, manifiesta que una vez que ven el resultado final, la mayoría valora el trabajo. Tras el éxito de la baraja, esta ilustradora, que compagina el mundo creativo con otros trabajos y con los estudios, prepara ya un nuevo proyecto, un álbum ilustrado de 'La chica de la Pisa', con el que pretende visibilizar una "historia dura" pero con "un final bonito".

Sigue a Extra en Facebook

Temas: Feminismo