Ir a contenido

Protestas en Israel por una estatua de Ronald McDonald crucificado

La comunidad cristiana de Haifa se manifiesta en contra del museo de la ciudad

Andrea López-Tomàs

 La obra McJesus expuesta en la exposición Bienes Sagrados (Sacred Goods) del Museo de Arte de Haifa (Israel). 

 La obra McJesus expuesta en la exposición Bienes Sagrados (Sacred Goods) del Museo de Arte de Haifa (Israel).  / Museo de Arte de Haifa

La exhibición de una escultura de Ronald McDonald crucificado en el Museo de Arte de Haifa generó una oleada de protestas entre la comunidad cristiana el pasado viernes. Los centenares de manifestantes acabaron enfrentándose a las fuerzas policiales israelíes y tres agentes resultaron heridos.  

Antes de las protestas, el Ministro de cultura israelí Miri Regev se puso en contacto con las autoridades del museo para exigir la retirada de la escultura. La falta de respeto hacia "símbolos religiosos sagrados para muchos fieles en el mundo como acto de protesta artística es ilegítimo", argumentó Regev. 

El artista finlandés Jani Leinon es el autor de la obra 'McJesus' que lleva meses expuesta en el Museo de Arte de Haifa, ciudad destacada en el norte del país, como parte de la exposición 'Bienes Sagrados' (Sacred Goods). El lanzamiento de una bomba incendiaria el jueves por la noche fue el desencadenante de las protestas al día siguiente. 

Tres heridos  

Tras el incidente en la noche del jueves, la comunidad cristiana intentó entrar al museo por la fuerza y esto llevó a un enfrentamiento con la policía israelí que evitó la entrada de los manifestantes. Tres agentes policiales resultaron heridos en la cabeza debido al lanzamiento de piedras por parte de los participantes en la protesta. 

Las fuerzas del orden usaron gas lacrimógeno y granadas de aturdimiento para despejar a los manifestantes. Durante las protestas, la comunidad cristana se quejó de la lentitud del gobierno en reaccionar y lo atribuyeron a su cualidad de minoría religiosa en un país de mayoría judía. 

Arte incendiario

Previamente a la inauguración de la exposición, la administración del museo se reunió con los líderes de las principales iglesias en Haifa para debatir sobre el contenido sensible de la muestra. Finalmente, el director general del museo acordó colocar un cartel que indicara peligro de contenido potencialmente ofensivo a la entrada de la sala. 

Tras las protestas, la administración del museo condenó la violencia y argumentó que el debate alrededor del arte no puede llevar a actos violentos. La pieza pretendía criticar el consumismo haciendo referencia al "uso cínico de símbolos religiosos por parte de las mega-corporaciones." 

El autor de 'McJesus', Jani Leinon, argumentó que su obra critica la forma en que Ronald McDonald se ha convertido en un símbolo de la cultura pop que recuerda a la adoración religiosa. 

Regev ha anunciado que el alto nivel de quejas por parte de la comunidad cristiana en Haifa hace peligrar el apoyo oficial al museo por parte del Ministerio de Cultura israelí. 

   
   
      

Sigue a Extra en Facebook