Ir a contenido

Activismo feminista

El grito de ayuda contra la trata: "La esclavitud de mujeres y niñas nos debe alarmar"

La activista feminista Yolanda Domínguez forma la palabra 'HELP' (ayuda) con 100kg de tarjetas de publicidad de prostitución de Madrid

"Vemos cuerpos disponibles en todas partes y nos hacen insensibles, los hombres lo tienen super normalizado"

Mamen Hidalgo

El grito de ayuda contra la trata: "La esclavitud de mujeres y niñas nos debe alarmar"

Yolanda Domínguez

Madrid se ha vuelto inmune a las tarjetas de publicidad de prostitución. El acto de quitar dos, tres o cuatro del parabrisas del coche cada mañana es ya tan rutinario que los ciudadanos han dejado de ver que detrás de esas mujeres sin rostro ni voz hay una vulneración de los derechos humanos. 

Para alertar de esta insensibilización y provocar una toma de conciencia sobre la trata de mujeres con una amplia red de explotación en todo el mundo, la activista feminista Yolanda Domínguez ha utilizado 100 kg de tarjetas de prostitución recogidas por No Acepto Madrid formando un grito: HELP (ayuda). 

"Este grito es la llamada de socorro cuando un náufrago pide auxilio, para que le vean desde arriba. Trata de decir que estás ahí, de intentar que te vean", explica la artista a EL PERIÓDICO. "Se dirige a todas las personas, porque todos podemos hacer algo por cambiar la situación: gobiernos, personas que consumen prostitución o personas que no hacen nada al respecto". 

Según un informe de APRAMP, citando datos de la ONU, España es uno de los principales destinos de víctimas de Trata con Fines de explotación sexual. Y un 39% de los hombres consumen prostitución, la tasa más alta de Europa. Además, un 90% de las mujeres que ejercen la prostitución en España son víctimas de Trata.

Ante estos datos urge actuar, y para ello Yolanda Domínguez considera esencial la reflexión. "Muchas personas piensan que estas tarjetas solo ensucian las calles, y hay una realidad ahí detrás que nos debe alarmar, que es la esclavitud de mujeres y niñas, de muchas personas que necesitan nuestra ayuda. Vemos las tarjetas y ya no las vemos, así que la idea de esta acción es reordenarlas. Quizás al verlas individualmente, pisarlas, parece que no nos afecta, así que igual juntas vemos la otra cara". 

Durante esta acción en la Plaza de Callao, muchos hombres se dirigieron a la artista para decirle que estas mujeres ejercían la prostitución libremente. "Lo tienen super normalizado, decir que ellas quieren es el mantra que está establecido en la sociedad. Vemos cuerpos disponibles en todas partes y nos hacen insensibles. Incluso los chicos que repartían este tipo de publicidad no se habían planteado qué estaban haciendo". 

"Quienes provoca que exista esto son los hombres que consumen prostitución y los hombres proxeneta que se lucran de este negocio", lamenta, por lo que busca poner el foco en ellos y se opone a legalizar una actividad que vulnera los derechos de las mujeres.

"La prostitución debería abolirse. Vemos ejemplos de que la legalización no solo no funciona sino que aumenta la demanda, y tenemos ejemplos de que cuando se penaliza a quien consume prostitución, desciende. ¿Cómo vamos a regularlo como trabajo cuando te violan, te humillan, te agreden y te producen enfermedades? ¿Es justo que por una persona desee libremente tenemos que tener un mercado de esclavas sexuales en todo el mundo? Tenemos demasiado concepto individual y nos falta una visión más colectiva".