Ir a contenido

UNA CURIOSA GUÍA DE VIAJE

'La vuelta al mundo de Lizzy Fogg', la crónica de una trotamundos

La escritora del 'best seller' 'Anécdotas de enfermeras' vuelve con una aventura por más de 30 países en su nuevo libro

Alba Giraldo

Elisabeth G. Iborra en Salar de Uyuni, al suroeste de Bolivia.

Elisabeth G. Iborra en Salar de Uyuni, al suroeste de Bolivia. / El Periódico

Viajar por el mundo en solitario es de valientes y soñadores. "Era el 2009, despuntaba la crisis, había muy poco que hacer en España y pensé que era el momento oportuno para desaparecer e irme a cumplir mi sueño". Con esta premisa, Elisabeth G. Iborra, periodista, viajera y autora de 18 libros, entre ellos el bestseller Anécdotas de enfermeras, se embarca en una experiencia única. La vuelta al mundo de Lizzy Fogg es una aportación de su visión del mundo y de los consejos y anécdotas de su viaje en solitario realizado hace nueve años.

Elisabeth (Zaragoza, 1977) visitó 33 países en su recorrido. Pero en su nueva publicación ha seleccionado los destinos que más recomienda visitar y ha prescindido de India, Vietnam, Hong Kong, Macao, Ecuador y el territorio comanche indígena desde Titikaka a Bolivia. Aunque reconoce el interés y belleza de esos países, recomienda recorrerlos "de otra manera diferente, en la mayor parte de los casos, con un viaje organizado o guiado para ahorrarte los sinsabores de discutir con la mitad de la población", explica. "El entendimiento es casi imposible" e "intentan sacarte el dinero como si fueras un cajero automático", añade.

Una guía de viaje para mujeres

La vuelta al mundo de Lizzy Fogg es un libro de aventuras y una guía de viaje que aporta datos de horarios, lugares donde comer, precios, medios de transporte, alojamientos, alquiler de bicicletas, lugares poco seguros y visitas guiadas. A la vez es una crónica en primera persona de una viajera solitaria que relata las aventuras que le fueron sucediendo, la gente que conoció, hace un estudio sociológico de las sociedades de cada país, y crea sus propias reseñas y recomendaciones culturales y gastronómicas para poder disfrutar al máximo de todas las oportunidades que ofrece un viaje así.

También es un libro dirigido principalmente a mujeres, que suelen ser a las que más les cuesta animarse a viajar en solitario. "Muchas mujeres están deseando viajar solas, pero aún tienen sus reparos. Yo les puedo asegurar que, si leen este libro, aparte de divertirse y sentir unas ganas tremendas de volar, perderán muchos miedos que les frenan", explica la periodista. "Porque yo no soy una 'superwoman', soy una mujer como ellas que ha aprendido a pisar fuerte para que no la confundan con el animalillo débil al que se le puede atacar fácilmente".

La autora de 'La vuelta al mundo de Lizzy Fogg' en Guatapé, Colombia. / EL PERIÓDICO

Lugares que atrapan y grandes dificultades

Capítulo tras capítulo de La vuelta al mundo de Lizzy Fogg, la viajera relata los lugares que más le han atrapado con una visión personal. Destaca Colombia, Brasil, Malasia y Australia, el lugar donde, como ella dice, "lo perdí todo y gané grandes amigos".

Pero en una aventura tan extrema, no todo es color de rosa. "A Perú llego de la peor manera imaginable. En un carguero que circula por el Amazonas desde Manaos hasta la triple frontera, durante ocho eternos días en los que cuelgo de una hamaca de la que no me muevo para que no me roben las gentes que vienen de vuelta tras pasar droga de Colombia a Brasil", describe. Lizzy Fogg también se encuentra con dificultades en Laos, Camboya, Tailandia y los volcanes y playas de Filipinas, donde Elisabeth vive uno de los peores tifones sufridos en el archipiélago.

Aun así, la periodista quedó marcada por sus vivencias. "Repetiría la experiencia mil veces y se la recomiendo a todo el mundo. Viajar a solas te da una seguridad en ti misma que ya no volverás a perder, que te permitirá tener la tranquilidad mental de que eres capaz de resolver lo que quiera que surja en la vida", asegura la autora sobre la aventura. Además, cree que un viaje así es una buena manera de aprender a "dar importancia a lo que realmente la tiene, porque todo tiene solución menos la muerte".