Ir a contenido

Visto en Facebook

La reflexión viral de una librera sobre el material escolar: "No hace falta"

Gema Orgaz abre un debate sobre la necesidad de ciertos materiales que son caros y se agotan fácilmente

María Aragón

La reflexión viral de una librera sobre el material escolar: "No hace falta"

Llegó septiembre y con ello infinidad de gastos para volver a la rutina. La vuelta a esa normalidad de los niños supone un gran esfuerzo para las familias, que se ven rodeados de cosas nuevas. Ya no es solo la ropa tras pegar el estirón, sino numeroso material escolar con el que cargar enormes mochilas.

Infinidad de cuadernos, archivadores, bolígrafos de todo tipo y prácticamente mágicos, rotuladores, lapiceros, fundas... ¿De verdad era necesario todo este despliegue?

Ante esta situación responde Gema Orgaz, una librera cuya reflexión se ha hecho viral en Facebook por considerar que se hacen gastos muy poco necesarios: "No hace falta que la pauta de un cuaderno sea de 3,5 para que un niño escriba bien. Ni que los padres se gasten 70 euros en material porque así aprenderán mejor", explica en una publicación, donde señala esos bolígrafos que pueden borrarse, o esos "caros" cuya tinta se agota en una semana. 

Seguro que te suena. Blocs de cinco euros, carpetas con muchísimas fundas, témperas de una marca concreta, rotuladores nuevos (aunque se tengan del año anterior), diccionarios de una editorial ya definida... Una infinidad de imposiciones y normas que encarecen la factura de la vuelta al cole

Publicación de Gema Orgaz

"No hace falta que el cuaderno para matemáticas sea rojo con una cuadrícula de 5 milímetros y que los padres se recorran las tienda físicas y virtuales en pocas horas para que su hijo no sea el último en llevarlo y, por ende, también se lleve un negativo.

No hace falta que al segundo día deban tener el libro de texto de turno para preparar unos deberes importantísimos cuando los propios profesores les han dicho por la mañana que, finalmente, en el colegio no se lo pueden prestar y que tienen que buscarse la vida para conseguirlo esa misma noche.

No hace falta que los blocs exigidos cuesten 4,50 euros, uno por cada asignatura, y da igual si tienes tres hijos.

No hace falta que la carpeta sea de 20 fundas, morada, como la plastilina morada grande (no valen dos medianas), como la témpera de medio litro, la goma Eva morada y pegamento de trazo mágico morado.

No hace falta que los rotuladores sean nuevos, aunque sobraron suficientes del año pasado, de marca internacional, punta doble, 36 colores y caja para guardarlos, todos ellos marcados con el nombre. Ni que el estuche para un niño de cinco años sea ovalado, con cremallera de doble fondo y que quepa una regla de 20 centímetros, a ser posible, flexible.

No hace falta que el diccionario sea el de una editorial en concreto, sí, el mismo que pidieron el año pasado, pero la nueva edición de este año, no sea que hayan admitido la palabra 'miembra' en estos últimos meses.

No hace falta desesperar a los padres por no encontrarlos en su lucha contrarreloj, ni a los libreros en su afán por encontrar cada producto y conseguirlo rápidamente, ni a los niños por ser los únicos que no lo llevan al día siguiente".