Ir a contenido

Visto en Twitter

Eustaquio, el pájaro cuya bonita historia se ha hecho viral

Tiene toda la atención de las redes sociales por su confianza en las personas: entra y sale de una habitación con total libertad

María Aragón

Eustaquio, el pájaro cuya bonita historia se ha hecho viral

Una usuaria de Twitter lleva varios días poniendo comida a los gorriones en su ventana. Una relación interesada en la que ellos se alimentan y ella disfruta de su compañía. Y podría parecer que hasta ahí, kporque estos pequeños visitantes tienen bastante desconfianza en el ser humano. 

La cuestión es que después de establecer esta relación, hay un pájaro que se ha venido arriba y ya se cree parte de la familia. Una bonita historia que ha querido compartir en Twitter con diferentes escenas y vídeos. Así lo cuenta en un hilo que ya se ha convertido en viral.

Ella es consciente de que son animales muy asustadizos, y que a la mínima que intenta acercarse salen volando y desaparecen durante horas. Pero hay una excepción: Eustaquio. "Ambos hemos sentido una unión desde el principio y de entre todos siempre he sabido reconocerlo", dice sonriente. 

Eustaquio comenzó a tomar confianza, hasta que literalmente se metió en la habitación. 

Desde entonces va varias veces al día. Pide desayuno, comida, merienda y cena. Como en un hotel. Ella ya siente que es su mascota, con la gran ventaja de que es libre, que puede ir y volver cuando quiera. "¡Es maravilloso!"

Pero este martes le sorprendió con un gran gesto. Ella estaba en la terraza del bar de abajo, y Eustaquio se acercó, dejándole una pluma encima de la mesa. 

Con la relación ya formalizada, Eustaquio entra y sale con toda la confianza del mundo.

Aunque también hay algún que otro momento DRAMA

Sus vídeos se hicieron virales y a ella le gustó la especial sensibilidad de la gente que estaba compartiendo su historia. Pero también le dio para una reflexión.

Cuando el animal está en una jaula, dice, nunca sabes si está porque quiere o porque se le ha obligado. En este caso, sabes que desea compañía. "Aunque nunca sepas cuándo es la última vez que le vas a ver. Y esto también se puede aplicar a las relaciones entre las personas: nunca esperar nada a cambio de nada, no hacer las cosas porque te vayan a dar algo a cambio. Solamente dar y si viene algo bueno de regreso bien, y si no también".