Ir a contenido

LOVE METAL

De gira sureña con HIM

El grupo gótico finlandés se despide para siempre de los escenarios con su 'Farewell tour'

JUDITH C. CLAVAIN / BARCELONA

HIM durante su concierto en la sala La Riviera de Madrid el pasado 15 de junio.

HIM durante su concierto en la sala La Riviera de Madrid el pasado 15 de junio.

El grupo de rock gótico HIM (His Infernal Majesty) ha vuelto a la Península Ibérica 9 años después de su última visita. Y las entradas para los cuatro conciertos previstos -Barcelona, Madrid, Santander y Oporto, en días seguidos- no tardaron en agotarse. 

Los creadores del género denominado 'Love Metal' - en honor a las románticas letras de sus canciones- comunicaron que tenían novedades. Todo apuntaba al esperado nuevo disco, ya que el último, 'Tears on Tape', vio la luz hace ya 4 años. En marzo, una emisora londinense dio la noticia: no había disco. Se retiraban. La banda acabó de anunciar las fechas del resto de la gira, a la que le pusieron el nombre de 'Farewell Tour' (gira de despedida), que empezó el pasado día 14 de junio en Barcelona.

BARCELONA

A la hora de la apertura de puertas, poco después de las siete de la tarde, la cola casi rodeaba la sala. Los encargados de recibir al ansioso público fueron Romanthica, un grupo barcelonés cuyas letras podían recordar a lo melancólico de los finlandeses, pero con un indiscutible aire a Héroes del Silencio

A las 9 de la noche, entre vítores ensordecedores, aparecieron los cinco integrantes de HIM sobre el escenario y, sin mediar palabra, empezó 'Buried alive by love', cuyo estribillo fue fuertemente coreado por el público. Sin pausa sonó 'Heartache every moment', 'Your sweet 666', la inesperada 'Resurrection' y 'The kiss of dawn'. El sonido dio algunos problemas al principio, pero la experiencia del vocalista Ville Valo en el escenario logró que, gracias a sus indicaciones al técnico, dejara de fallar.

Con la dulce introducción a piano de 'The Sacrament', el teclista, Emerson Burton, silenció a todo el público. Le siguió 'Tears on tape', la mítica 'Rip out the wings of a butterfly' y 'Stigmata diaboli', que no tocaban en directo desde el 2002. Valo mantuvo una voz impecable, con sus característicos bajos y sus brillantes agudos, que se hicieron notar en canciones como 'Bleed well'. Como anécdota de la noche: una fan lanzó sus bragas al escenario. El cantante las recogió, se secó la frente con ellas y regaló a la seguidora su toalla a cambio.

Al finalizar la canción número 13, la cover del 'Wicked Game' de Chris Isaak, el 'frontman' pronunció un pequeño discurso. "Es la última vez que venimos como HIM", dijo. El espectáculo continuó con un repaso a sus temas más míticos, como 'Join me in death', 'Right here in my arms' y 'The funeral of hearts', tan coreadas por todo el público que Valo enmudecía para dejar cantar a sus seguidores. Tras acabar esta última, tiró el micrófono al suelo y desapareció del escenario.

Cuando el escenario quedó vacío, el público pidió una y otra vez un bis. Las paredes de Razzmatazz temblaban por el enorme estruendo de los seguidores y el grupo volvió a aparecer para interpretar la 'cover' de Billy Idol que ya han hecho tan suya, 'Rebel Yell' y, por último, la triste 'When love and death embrace' que, juntas, sonaron a auténtica despedida.

MADRID

Con este fuerte inicio de gira, HIM y su equipo técnico pusieron rumbo a Madrid. Con un público más tranquilo que en Barcelona, HIM apareció el jueves sobre el escenario de La Riviera con un mejor sonido y un 'setlist' calcado al de la noche anterior. Hasta el bis.

Cuando volvieron a salir tras despedirse, sonaron dos clásicos que se echaron muy en falta en la capital catalana: 'Pretending' y 'Soul on fire', seguidas otra vez de 'When love and death embrace'. Tras finalizar la balada, el grupo abandonó las tablas, pero el público no tenía suficiente y pidió a gritos 'Rebel Yell', con la que normalmente finalizan los bolos, hasta que los músicos volvieron a aparecer y cumplieron con las expectativas de sus fans. Entonces sí, acabó el concierto.

SANTANDER

En la sala Escenario de Santander, HIM volvió a repetir la primera parte del 'setlist' con una energía que hacía olvidar los kilómetros que llevaban recorridos en autobús en solo dos días. Esta vez omitieron 'When love and death embrace' en el único bis que culminó, cómo no, con 'Rebel Yell'.

OPORTO

El sábado, en la peculiar sala Hard Club de Oporto, un antiguo mercado reconvertido, Romanthica dejó paso a Kandia como teloneros de los finlandeses. El grupo luso contaba con una voz femenina que deslumbró a quien esperaba fuera durante las pruebas de sonido. Desafortunadamente, la batería, debido a la mala ecualización, ensordeció a las primeras filas durante el concierto. 

Quizá porque sabían que estaban a punto de dar el último concierto de su historia tan al sur de Europa, los cinco de HIM salieron al escenario con una energía y una simpatía impropias de los de Helsinki. Valo interactuó en numerosas ocasiones con el público, algo prácticamente impensable hasta la fecha. Su voz y los 'riffs' de Linde, en contraste con el calmado piano de Burton, maravillaron a un público que se desgañitaba en cada canción.

"Ya basta de 26 años haciendo la misma mierda. Tenemos un trato", dijo el vocalista durante el concierto al hablar de su retirada, mientras entre el público se oían súplicas para que no se marcharan. El sonido fue perfecto y el 'setlist', calcado al de Madrid, acompañó a la magia que se creaba a medida que avanzaban las canciones. Por supuesto, el concierto acabó con 'Rebel Yell' en el segundo bis y, esta vez sí, Valo se despidió del público con una ligera reverencia.

Así acabababa la despedida de HIM en el sur de Europa. Tras los conciertos previstos para julio en Finlandia en los festivales Tuska, el día 2, y Miljoona Rock, el 13, el grupo hará un parón y retomará la gira en octubre en Estados Unidos. Luego, continuará por Europa hasta el 19 de diciembre, día en el que, por lo que se sabe hasta la fecha, Londres será testigo del último concierto de la banda.


0 Comentarios
cargando