Ir a contenido

mercadillo 'on line'

Wallapuff, los artículos más curiosos de Wallapop

Una web recoge las situaciones más divertidas halladas en la aplicación de compraventa de artículos de segunda mano

Wallapuff, los artículos más curiosos de Wallapop

Wallapop se ha convertido en el icono más visible de lo que es la compraventa de artículos de segunda mano en internet, un mercado que ya existía 'on line' pero que ha evolucionado de la web a la 'app'. Emercadillo de toda la vida, ahora en el móvil. Con todos sus actores: vendedores -en Wallapop, ocasionales (o no tanto)-, compradores en busca de una ganga y profesionales del regateo, de un lado y del otro. Y al ser una plataforma nacida, pensada y protagonista en internet, no pueden faltar los trols, gente que hace un mal uso de ella a conciencia. Algo que tratan de minimizar desde la empresa, aunque es complicado extinguir las malas prácticas por el gran número de usuarios de la 'app'. 

Desde hace un tiempo, una página web recoge los artículos más frikis y curiosos de Wallapop. Además, también incorpora algunas de las malas prácticas más habituales entre los usuarios. Desde trapicheos hasta timos, pasando por algunos chats privados entre vendedor y comprador. La página en cuestión es Wallapuff y tiene más de 3.000 seguidores en Twitter, 20.000 menos que la cuenta en esta red social de la fuente de la que bebe, es decir, Wallapop.  

La web reparte los artículos seleccionados en 10 categorías: Busco/Ofrezco trabajo, Wallapuffs estrella, Erótico-festivo, Frikis, Patadas a la RAE, Quintas rebajas, Timos, Trapicheos, Bizarro y Chats privados.

Unas categorías que seguirán alimentándose de Wallapop, que sigue aumentando el número de descargas de la 'app' -acumulaba 12 millones en octubre-. La compraventa de artículos de segunda mano no caduca. "Lo que funciona es hacerlo aplicando una capa de geolocalización y desde un teléfono", concluía en una entrevista Miguel Vicente, el visionario cofundador de Wallapop.

0 Comentarios
cargando