EUROCOPA 2021

Escocia frustra la clasificación de Inglaterra en Wembley (0-0)

El duelo más antiguo del mundo conserva las esencias del pasado con la refriega y la verticalidad características, pero se salda sin un triste gol.

MIngs intenta un remate junto a Hanley, su marcador, derribado.

MIngs intenta un remate junto a Hanley, su marcador, derribado. / Frank Augstein / Reuters (Pool via REUTERS)

3
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Si Inglaterra acariciaba la idea de sellar la clasificación a costa del rival de toda la vida, la frustración se redobló por ser Escocia la que impidiera el acceso anticipado a la segunda fase para unirse así a Italia y Bélgica, merecedoras de todos los parabienes y pertenecientes también al segundo escalón de los favoritos. El empate encarrila el pase inglés a octavos, que conseguirá con otro empate frente a la República Checa, a la que le basta el mismo resultado para echar a uno de los otros dos rivales del grupo D: o Croacia o Escocia.

Fue el segundo 0-0 de torneo, más justo y apropiado que el del España-Suecia, feo precedente. Pocas opciones se concedieron los rivales británicos; tan pocas, que fueron fácilmente recordables: un cabezazo al poste de Stones y un tiro de Mount por los ingleses, y una volea de O’Donnell que desvió Pickford y un remate de Dykes que James salvó bajo los palos. 

Stones cabecea al poste en la mejor ocasión inglesa.

/ Pool

Cuerda a la fogosidad

Como es algo más que un partido, y cuando se enfrentan miden más su valor que su fútbol, hubo más roce que cariño. Solo faltó que estuvieran bajo la jurisdicción de Mateu Lahoz, amante del contacto, que dio cuerda a la fogosidad y sacó la primera tarjeta por una protesta de Mc Ginn, no fuera que nadie se acordara del árbitro.

Mejoró Escocia por la motivación de enfrentarse a su primo del sur, y empeoró Inglaterra respecto a la brillante presentación ante Croacia, por más que venciera solo por la mínima. El once de Southgate elaboró poco, menos que en el debut. Quiso acelerar el juego cuando la bola ya volaba de por sí por el agua que cayó sobre Wembley, en otro condimento que alimentaba la familiaridad del duelo más antiguo del mundo (desde 1872), aunque llevaban tres años sin coincidir.

Como si nada hubiera pasado ni el tiempo hubiera transcurrido. Conservaron todas las esencias, aquellas características del fútbol vertical y vigoroso. La evolución de los tiempos se redujo a ligeras intervenciones en los dibujos tácticos y en la preparación más concienzuda de las acciones de estrategia. De los muchos centros que lanzaron obtuvieron córneres que venían a representar ocasiones de gol, más fáciles de organizar que con jugadas elaboradas.

Mateu Lahoz saluda al escocés Che Adams al final del choque de Wembley.

/ Laurence Griffiths / POOL

Sin altenativas

Foden, el más imaginativo de los locales, solo tuvo una aparición; relevado por Grealish, el sustituto fue igual de efímero. Nunca le dejaron ver la portería escocesa; siempre recibió de espaldas y bloqueado junto a la línea de banda. O’Donnell le pilló por detrás incluso en el propio campo inglés.

Kane, aislado en punta, no pintó nada. Solo le cayó un balón en la hora y cuarto que estuvo en el campo y no era ni decente el centro pasadísimo de James. También se fue antes de hora a la ducha, por muy capitán que sea, medido por el rendimiento y no por los galones. Como debe ser. No hurgó más Southgate en el banquillo, impotente ante el rival de siempre.

Rice intenta una última incursión en el área escocesa.

/ Andy Rain / Pool

Noticias relacionadas

 

Ficha técnica

Inglaterra: Pickford; James, Stones, Mings, Shaw; Rice, Philllips; Foden, Mount, Sterling; Kane.

Técnico: Gareth Southgate.

Cambios: Grealish por Foden (m. 63); Rashford por Kane (m. 74).

Escocia: Marshall; O’Donell, Mc Tominay, Hanley, Tierney, Robertson; Mc Ginn, Gilmore, Mc Gregor; Dykes, Che Adams.

Técnico: Steve Clarke.

Cambios: Armstrong por Gilmour (m. 76); Nisbet por Adams (m. 86).

Árbitro: Mateu Lahoz (español).

Tarjetas: Mc Ginn, O'Donnell.

Estadio: Wembley