INGLATERRA - CROACIA (1-0)

Un gol de Sterling da la victoria a Inglaterra en su estreno ante Croacia

"Siempre pensé que si jugaba en Wembley en un gran torneo iba a marcar, tenía que marcar", señala el delantero del City

Sterling remata a portería en el gol inglés ante Croacia.

Sterling remata a portería en el gol inglés ante Croacia. / EFE

2
Se lee en minutos
Albert Guasch
Albert Guasch

Periodista

ver +

Inglaterra consiguió su primera victoria en el estreno de un gran torneo internacional. Será recordado el partido por este detalle histórico, que llenará el depósito de confianza de los ingleses, más que por la solvencia o la convicción del juego. Un gol de Sterling poco después de la reanudación selló en Wembley ante Croacia un debut resuelto con eficacia defensiva. Si acaso, el combinado de Gareth Southgate pudo vengar la dura eliminación en semifinales del Mundial de Rusia en el 2018. Doble satisfacción, pues.

El conjunto de Southgate disputará la mayoría de sus partidos en Wembley, que acogerá además las semifinales y la final. Eso le proporciona peso a sus opciones globales, pero para creer en sus posibilidades deberá parecerse más a la versión que ofreció al principio del partido. Tuvo un arranque exuberante, con ocasiones claras de Phil Foden -que se ha pintado de platino el pelo al estilo Gascoigne- y de Kalvin Phillips, el mediocampista del Leeds United que fue una sorprendente elección por parte de Southgate y, mira por donde, fue el mejor.

Inglaterra se ha renovado y sus jugadores más convincentes fueron los más jóvenes, el mismo Foden, Declan Rice, del West Ham, Mason Mount, del Chelsea campeón de la Champions, y Phillips. Una acción excelente del futbolista del Leeds dejó en una posición inmejorable para el remate a gol de Sterling. Partido lento y soso del delantero del City, pero estuvo donde debía en el minuto 54 y acertó en el remate. Fue su primer gol en un gran torneo con la selección.

Sterling, feliz

Tras unos minutos de crecimiento a partir del gol, los ingleses no tardaron en replegarse y ceder la iniciativa a una Croacia insuficiente. Modric y Perisic enseñaron alguna cosa. No obstante, casi nunca pusieron nerviosos a los aficionados de Wembley, algunos de los cuales abuchearon a sus jugadores cuando se arrodillaron para protestar contra el racismo. Otros aplaudieron, pero no fueron pocos los que expresaron su disgusto. Extraño.

Noticias relacionadas

Tras el partido compareció Sterling, cuya titularidad no dejó de sorprender después de una temporada mediocre en su club. Estaba feliz, claro. “Siempre creí que si jugaba en un gran torneo en Wembley iba a marcar, tenía que marcar. Es como el jardín de mi casa. Hay una serie de razones por las que he marcado pocos goles con mi club, pero eso es irrelevante ahora. Estoy aquí con Inglaterra, disfrutando de mi fútbol y estoy encantadísimo de haber marcado. El pase de Kalvin fue magnífico", ha señalado.

Igual o más feliz debía estar Jude Bellingham, que se convirtió este domingo en el jugador más joven en disputar un partido en una Eurocopa, con 17 años y 349 días. El centrocampista del Dortmund entró por un Harry Kane bastante apagado.