Ir a contenido

España se revuelve furiosa contra las críticas

"El mal rollo lo creáis vosotros", dice Jordi Alba a los periodistas, a los que acusa también de "meter cizaña"

Marcos López

Jordi Alba controla un balón durante un entrenamiento en Saint Martín de Ré.

Jordi Alba controla un balón durante un entrenamiento en Saint Martín de Ré. / AP / MANU FERNÁNDEZ

Hay varios partidos que se están jugando antes del partido de verdad, el que se librará este lunes en París ante Italia. Hay varios partidos que se andan jugando en la isla de Ré. Por un lado, España no para de mirar, una y otra vez, diversos vídeos tácticos para meterle mano a la sólida Italia, que solo ha encajado un gol, el irlandés, cuando llevaba ya puesto el disfraz de los suplentes.

Del Bosque estudia y estudia, dándole la vuelta, además, a la posibilidad de incluir a Koke o incluso Bruno para robustecer el centro del campo. Eso sucede en el hotel de la costa atlántica francesa. Pero hay otro partido, que tiene, además, una variante mucho más polémica. España se ha revuelto furiosa contra las críticas, como se vio con la denuncia de Jordi Alba: "El mal rollo lo creáis vosotros", dijo mirando a los periodistas.

Jordi Alba

JUGADOR DE ESPAÑA

El ambiente es fenomenal, la historia la montáis vosotros. El problema es cuando la gente cree antes a la prensa que a nosotros mismos"

 Cada jugador tiene un estilo para defenderse. Piqué escogió las redes sociales –retuiteó ayer un tuit en el que se denuncia la fabulación de los diaros deportivos para inventarse noticias a propósito de esa peineta que no existió– y Jordi Alba, beligerante él, empleó el método más tradicional. Le tocaba comparecer en la sala de prensa del pabellón polideportivo Marcel Gaillard de Saint Martín de Ré.

"Vi unas declaraciones diciendo que alguien se metió con De Gea. Es totalmente incierto, es una mentira tras otra" (Del Bosque)

No tardó mucho en unirse a las quejas ya expresadas por Vicente del Bosque horas antes a Radio Marca. «He visto unas declaraciones diciendo que alguien se había metido con De Gea en el descanso. Totalmente incierto. Es una mentira tras otra», denunció el seleccionador. «Estoy totalmente de acuerdo con lo que ha dicho Vicente», afirmó Jordi Alba. «El mal rollo lo creáis vosotros, no nosotros. El ambiente es fenomenal, la historia la montáis vosotros. El problema es cuando la gente cree antes a la prensa que a nosotros mismos», añadió el lateral.

«LA GRAN MAYORÍA»

Del Bosque trama un plan para descerrajar el 3-5-2 de Italia, una fórmula táctica que se le ha atragantado en las grandes citas a España. La Holanda de Van Gaal (5-1) y la Chile de Sampaoli (2-0) son las dos últimas pruebas de un entramado que le cuesta mucho superar a la selección. Conte, antes de irse al Chelsea, trabaja desde hace días en esa dirección, consciente de que puede ahogar a su rival. Alba, mientras, todavía jugaba el otro partido. Ese tan viejo como el mismo fútbol: jugadores contra periodistas, un cóctel ingobernable tras más de un mes de convivencia.

"Pedro dijo lo que dijo. Es su opinión, nada más. En ningún  momento, el equipo se fue contra él" (Jordi Alba) 

«No hay mal rollo en la selección», insistió el defensa del Barcelona en un par de ocasiones. «No, no hablo de toda la prensa, pero sí que hay una gran mayoría que mete cizaña», aseguró Alba, uno de los mejores amigos de Pedro, el futbolista que detonó el ambiente con sus quejas por no jugar horas antes de enfrentarse a Croacia. «Pedro dijo lo que dijo. En ningún momento, el equipo se fue contra él. Estamos todos juntos, somos compañeros, amigos, nos llevamos fenomenal. No hay nada más qué decir», sentenció.

"Estamos todos juntos, somos compañeros, amigos, nos llevamos fenomeal, no hay nada más que decir", ha añadido, dolido por la tormenta de críticas que ha recibido Pedro por sus quejas justo antes del partido contra Croacia. Unas críticas que le costaron la reprimenda de Vicente del Bosque, quien consideró que le había traicionado el subconsciente al revelar su malestar en público.

Dicho queda todo. Los partidos mediáticos se acaban a medida que se acerca el de verdad.