Ir a contenido

    Eurocopa 2012

    Italia apela al prestigio de España para evitar un pacto con Croacia

    El 2-2, que dejaría fuera a los 'azzurri', es el resultado que peor se paga en las casas de apuestas

    Raúl Paniagua

    Siempre han sido los reyes de la trampa y la maquinación. En su ADN figura esa desconfianza por todo lo que no pueden controlar y sus sospechas suelen estar fundamentadas en la propia experiencia. Por eso Italia tiene miedo. La selección de Cesare Prandelli no depende de sí misma para estar en los cuartos de final de la Eurocopa. Si España y Croacia firman un empate a más de un tanto, Italia será eliminada aunque logre la mayor goleada de la historia contra Irlanda. El posible 2-2 atormenta al país transalpino, que ya vivió una pesadilla similar en el 2004, cuando se despidió de la Eurocopa de Portugal en idénticas circunstancias.

    Los tiempos han cambiado desde aquel pacto del norte que denunciaron los italianos. Entonces, Suecia y Dinamarca necesitaban un empate a dos para pasar a cuartos y eliminar a los azzurri, que lograron una victoria inútil ante Bulgaria. Aquella «película perfecta», como la definió el exjugador Gigi Riva, llenó de indignación a la selección, que sigue cometiendo los mismos errores: deja los deberes para el último día. Con un triple empate y sin perder ni un partido, Italia podría caer otra vez.

    Los diarios deportivos transalpinos dedicaron ayer sus portadas a esa pesadilla que se revive ocho años después. El posible biscotto -palabra que utilizan para definir un pacto o pasteleo entre dos equipos- aparecía en La Gazzetta dello Sport mientras que el Il Corriere recordaba el drama del 2004 -el empate sueco llegó en el minuto 89- y resumía el sentimiento azzurri: «¡No nos timéis otra vez!».

    Más inteligente se mostraron los jugadores y el seleccionador Prandelli, que apelaron al orgullo y el prestigio de La Roja para evitar un pacto con los croatas. «Sería la risa de toda Europa y no creo que suceda. España, toda una campeona del mundo con jugadores excelentes como Xavi o Iniesta, no manchará su prestigio con un empate pactado. Además, se trata de un caso distinto al de Suecia y Dinamarca, que eran selecciones de un nivel muy similar. Pienso que España es superior a Croacia».

    BAJO SOSPECHA / Pero el capitán de Italia no está tranquilo. Como buen apostante -aseguran que gasta más de 100.000 euros al mes en apuestas deportivas- ha comprobado una realidad: el 2-2 es el resultado que peor se paga en todas las casas. Como muestra, en la William Hill solo dan cinco euros por euro, algo fuera de lo común. El 2-2 del Holanda-Portugal, en cambio, cotiza a 13 euros.

    Seguro que Buffon desconfía. Sabe de qué va esto. Incluso está bajo sospecha por el envío de 1,5 millones de euros a un estanco habilitado para apuestas. La policía no descarta alguna ilegalidad. Criscito, el lateral izquierdo italiano que juega en San Petesburgo, ya se quedó fuera de la Eurocopa por un escándalo que también salpicó a Bonucci.

    EN DEFENSA DEL HONOR / Ese 2-2 metería a España primera de grupo y a Croacia segunda. En principio, podría parecer una solución perfecta, pero los jugadores de La Roja dejaron clara su postura. Su honor está por encima de todo. «No hace falta ni hablar de eso. No entra en nuestra filosofía y forma de entender el fútbol. Iremos a ganar y punto», afirmó Piqué. «No podemos especular. Cuando piensas en un resultado, normalmente sale mal. Vamos a plantear el partido para vencer, como hacemos siempre», añadió Iniesta.

    También se defendieron los croatas. «¿Un 2-2? Eso es una tontería, vamos a ir a por la victoria y puede haber cualquier resultado», dijo el defensa Pranjic. «Hay que creer, no debemos ceder a la cultura de la sospecha. En los últimos 10 años, España ha emocionado al mundo y todos quieren copiarles. No debemos buscar excusas», concluyó Cesare Prandelli, el seleccionador italiano.

    0 Comentarios
    cargando